Re-Trato

Re-Trato
Usted es como la porcelana
bella pero muda
como  tantos pensamientos suyos,
sus manos como un racimo de uva
al estrecharlas regala el frío del mármol,
en el mar está la profundidad de sus ojos
como navegante me pierdo ante tanta hermosura.
¡Déme usted, algo de usted!
como una moneda caída en el tarro del indigente
¡déme usted, algo de usted!
déme su mudez, su frió, déme algo de usted
cuánto cuesta estar en sus letanías
¡cuánto cuesta amarla!.
Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo11:31 p. m.

    están bien concebidas tus últimas poesías. Las disfruto. Gracias. Es la misma damisela, siempre?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:32 p. m.

    Gracias Jorge por compartir tus textos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:32 p. m.

    hermoso....hermoso....

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:38 a. m.

    Estimado poeta Jorge J.Flores, interesantes sus metafóricos versos.No son comunes,Está indudablemente enamorado de los ojos de ella.aunque ante ud. es muda y fría,No pida , a lo mejor así ella le dará algo de sI

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:40 a. m.

    Bonitos poemas los últimos que has subido. Es un cambio radical en comparación a los que enviabas el principio! Realmente, se evocan sentimientos y existen distintas posibilidades de interpretación.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:40 a. m.

    Hola!
    Está bellísimo!
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:41 a. m.

    Hola Jorge
    Este es un poema escrito con la belleza y la hermosura del amor de un corazón desesperado buscando en las profundidades del universo su imagen, ¡ tan difícil llegar a ella!
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:41 a. m.

    Eso se llama amor, para amar un alma tan fría pero al parecer con mucha hermosura. Me suena como un grito desesperado pidiendo amor vale la pena?

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:47 a. m.

    mmm, me hiciste el retrato de una persona que conozco. Gracias por la luz, por tus palabras bellas!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:16 p. m.

    qué maravilla Jorge, con un poema así no hay duda que te darán de todo!! Abrazos agradecidos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1:37 p. m.

    Siempre el toque sutil, bordeando el humor, atisbando la música,
    acercándose al diálogo, sonriendo empático ante el amor de pareja
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:40 p. m.

    Esta mañana le veo por el catalejo y ya está tendida en la tumbona, las piernas cubiertas con su vestido parecen una sola aleta nacarada. Cándida, ¿qué tanto leerá? Afanosa, ensimismada. Hoy la noto más ausente, no está como otros días, algo más melancólica quizás. Puede que el libro resulte solo una mera excusa para esconder alguna emoción, una cortina que la protege de algo, que la protege de que vean sus ojos y lean sus sentimientos. Es silenciosa, no habla, no conversa con nadie. Tampoco suele invitar a alguien a compartir la tumbona. Es tan autosuficiente, se abstrae del mundo y de este bello paisaje. ¿Por qué no bajará a leer al muelle?, ¿a caminar o a tenderse en un lugar donde haya más sol?. La tumbona siempre en la terraza. Se pasa el día, el sol se mueve, baja un aire frío y usted permanece allí: fija, impertérrita, sin que nadie la conmueva, como si no tuviese necesidades, como si pudiese vivir de esa lectura.

    Han pasado dos días desde que la conocí. Usted se me imagina como una caracola que se hace sentir desde lo más profundo de sus espirales cuando la acerco a mi oído. Cuénteme la historia de sus mares de lectura y de cuentos. Yo le contaré la de los míos. Espero el día en que conozca a este custodio, para escuchar su voz, que imagino como el susurro de aquellos caparazones hermosos, inmóviles y distantes que yacen en el fondo marino. Siento ganas de verla más que otros días. Quiero ver si puedo conocerla y si esa señora que le acompaña de vez en cuando y le atiende, logra verme para preguntarle que le gustará a usted mi bella dama. He decidido conocerla. ¿Siempre usa ese vestido blanco para leer?, creo que de algún modo, con ese vestido inaugura el rito de la lectura cada día que allí se instala, o tal vez, ese vestido debe dejar sus piernas lo suficientemente libres para que no hormigueen con tanta lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó mucho el texto.
      has leído a Georges Perec ?
      Saludos Jorge.

      Eliminar
    2. Anónimo1:43 p. m.

      Nooooo, no lo he leído.
      Muchas gracias a ti por tus envíos.

      Eliminar
    3. Lo preguntaba porque el texto que me enviaste hay algo de George Perec, te recomiendo el libro d e él "Las cosas"

      Eliminar
    4. Anónimo1:45 p. m.

      Lo buscaré, no lo conozco. Lo que envié es fragmento de un cuento que escribí hace mucho y que tu poema despertó.
      Gracias por la referencia, saludos.

      Eliminar
  13. Anónimo3:21 p. m.


    Bello poema, me pregunto quien sera su musa? FELICITACIONES ! y muchas gracias por transportarnos a ese mundo de ensuenos .

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3:21 p. m.

    qué maravilla Jorge, con un poema así no hay duda que te darán de todo!! Abrazos agradecidos

    ResponderEliminar
  15. Anónimo3:21 p. m.


    Otro gran poema de Jorge, es estimulante para el oído, para la emoción y la inteligencia y, además, como si fuera poco, reconocido por la lúcida Lucía.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo3:22 p. m.

    Hola Jorge, cómo estás?...debo decir que tu poesía es muy bella, me transporta y llega en profundidad...
    Espero que podamos conversarnos el cafecito pronto...
    Te mando un abrazo, y gracias una vez más por compartir tu poesía conmigo, siempre es un regalo para mi.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo3:23 p. m.

    Me encantó, me estremeció. Bella composición, buenas imágenes. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  18. Anónimo3:39 p. m.

    estimado jorge le escribo para comunicarle que estoy accidentada de una mano asi que tengo que estar quieta por eso le pido disculpas y reanudaremos nuestra corres-pondencia virtual a nuevo aviso saludos me está ayudando mi nieto ,,,el me está escribiendo...tiene nueve años y meayuda en todo..cariños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida