En Custodia



 En Custodia

Ha dejado mi corazón en custodia,
sobre el escritorio,
guardado en un armario en su último cajón.

Alguna vez usted lo leerá
mientras, estaré en la sala de espera,
alomejor leyendo el periódico.

A pesar de mis sentimientos
usted no me libera, en custodia tiene mi corazón,
no lo ama, no lo deja crecer.

Hasta el condenado obtiene la libertad
la indiferencia y el sollozo también,
usted no dice nada, solo que lo leerá.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo11:34 a. m.

    Gracias Jorge!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:57 a. m.

    Gracias por tus versos, Jorge. Gracias por compartir tu arte. Me gustaron mucho. Hay en ellos como una paciencia de los siglos. "Alguna vez usted lo leerá
    mientras, estaré en la sala de espera,
    alomejor leyendo el periódico." Leer el corazón no es cosa fácil, pero quien se adentra a la poesía verá los reflejos del poeta, algunos, pero algo es algo... Gracias por traerme tu hermosa creación. Un cordial saludo!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:02 p. m.

    Hermoso! hermoso, romántico. Qué lindo poema… que sentimientos! Gracias por escribir tan lindo, leer sus poemas es un deleite.

    Un abrazo, mi señor poeta

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:25 p. m.

    Gracias Jorge.
    Leo todos tu envíos.
    En una ciudad tan loca como esta me viene muy bien un respiro.
    Y creo que a muchos otros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:29 p. m.

    mientras tanto los dias se vienen con su domesticidad permanente

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:40 p. m.

    quien es esa musa ?

    ResponderEliminar
  7. Gabriela12:47 p. m.

    Profe querido, cuántas personas así. Ni te aman ni te dejan volar. Te mantienen atado, ahí encerrado en la esperanza.
    En Venezuela hay un refrán, como buen refrán no es muy sublime pero sí bastante claro: "ni lava ni presta la batea".
    Ni una cosa, ni la otra, te mantienen, nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen refrán.Yo pienso que toda espera debe terminar, el que pueda ayudar a eso, va en el buen sentido de la vida.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Anónimo1:10 p. m.

    Tengo la sensación de estar frente a Beethoven y su Eterna Amante...

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:13 p. m.

    Hola Jorge
    Un poema hermosísimo, lleno de sentimientos, ese corazón en custodia, guardado con mucho cuidado y tan protegido, significa que ese amor es muy grande y no lo olvidará tan fácilmente, lo tiene también en su corazón, en algún momento se encontrarán esos dos corazones y ese amor será verídico.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  10. Anónimo3:46 p. m.

    Ese poema me parece q tiene una buena y estudiada estructura. Te felicito.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4:01 p. m.

    Que bueno Jorge, el amor chorrea por el escritorio!!!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo9:36 p. m.

    buen poema

    ResponderEliminar
  13. Anónimo9:38 p. m.

    mmmm... triste y hermoso....

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9:47 p. m.

    Hola Jorge, gracias por compartir conmigo tu poesía, lo aprecio mucho. Este poema tiene sonido y magia también, mezclas los elementos y el lenguaje se tropieza en armonia y sutileza, lo leo muy sugerente.
    Un abrazo para ti,

    ResponderEliminar
  15. Anónimo9:48 p. m.

    Qué bonito!!

    Te recomiendo un libro fantástico que leímos en las tertulias Plegarias Nocturnas de Santiago Gamboa

    Saludos,

    ResponderEliminar
  16. Anónimo6:55 a. m.

    Precioso!
    El olvido o la indiferencia hace milagros, ademAs de herir y mantenerse
    siempre alli.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo6:55 a. m.

    Hola Jorge, gracias por compartir conmigo tu poesía, lo aprecio mucho. Este poema tiene sonido y magia también, mezclas los elementos y el lenguaje se tropieza en armonia y sutileza, lo leo muy sugerente.
    Un abrazo para ti,

    ResponderEliminar
  18. Anónimo7:01 a. m.

    buen poema

    ResponderEliminar
  19. Anónimo7:13 a. m.

    ¡Caramba !...la puerta está abierta

    ResponderEliminar
  20. Anónimo7:54 a. m.

    Qué hermosura, Jorge, parabienes para ese corazón. Está como para ponerle música, espero que alguien se anime.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Anónimo10:35 a. m.

    Es cierto, Jorge, el poema dice lo que tantas veces sentí.

    ResponderEliminar
  22. Anónimo11:50 a. m.

    Muchas gracias, Jorge

    Me salió este texto
    Abrazos
    Luis Weinstein

    Custodia


    El corazón de lo nuestro está en custodia en el cuerpo



    El cuerpo lame su custodia en las lianas de la vida



    La vida tiembla de orgullo en su custodia en el universo



    El yo no recuerda dónde está en custodia y lo busca en otros corazones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luis, la única custodia que se podría tranzar es la del universo, como tu señalas. El estado de Custodia es cuando hay un tercero que retiene algo que las partes no pueden llegar a acuerdo, y si esto continua deberá tomar una decisión.
      Bello texto un abrazo Jorge.

      Eliminar
  23. Anónimo6:07 p. m.

    Una joyita, precioso !!!

    ResponderEliminar
  24. Anónimo5:47 p. m.

    QUE HERMOSO LO QUE PUBLICAS ME LLEGO AL CORAZÓN

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida