Ella no cree en mi.


Ella no cree en mi.

La Mañana,
para muchos es una oportunidad
para los mismos -aveces- un fin
para otros una salida
para mi:"Lo que no pude alcanzar"
todo lo consumo en sus horas previas,
como un consentido
como la última cena,
como  el último sorbo,
yo no creo en ella
y ella no cree en mi.
La Mañana también son tus ojos
que ya no creen en mi.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo12:52 p. m.

    ¿jorge es algo autobiografico

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:21 p. m.

    Gracias nuevamente por refrescar el alma de poesia y reflexión.
    cariños

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:42 p. m.

    Ella no cree en nadie!!como un susurro al viento caprichoso se llevo tus caricias.Ella ya no siente la sutileza de las flores,las caricias de la suave mañana.Ella no cree en ti.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:44 p. m.

    Cierto, las mañanas tienen un significado distinto para cada persona. Nunca me había detenido a pensar que son para mí. El tiempo pasa tan rápido como un abrir y cerrar de ojos. Quizás mis mañanas y la de muchos como es la gente de clase trabajadora, son siempre las mismas, una que otra con algún trazo de color distinto, que nos regala una alegría o esperanza para poder seguir adelante. En todo caso, pienso que cada una de ellas es distinta y en una de tantas podremos alcanzar nuestros sueños.

    “La esperanza es lo último que se pierde”.

    Buen fin de semana.

    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:46 p. m.

    Muy hermoso el poema, mis más grandes felicitaciones. La mañana es la esperanza, siempre será un nuevo día abierto a nuevas experiencias y logros que no se alcanzaron a realizar, la mañana es también el amanecer de un nuevo día donde esperamos que los sueños se realicen y alcancen su plenitud.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:01 a. m.

    La mañana se alza .impertérrita, gigante. Los separa, Diluye el creer. Eleva la espera como un volantín guiado por un águila. Se come el postre que sobró de la última cena, escondido debajo debajo de una fuente , en plena Roma .Luego, se sube , inaccesible, al carro de su amante, el sol.
    Abrzos
    lucho


    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:03 a. m.

    Es cierto el amor pasa por tener la capacidad de amarse uno primero!encantarse y con la seguridad que tenemos en nosotros mismos !!si no tengo la capacidad de amarme!!no podria amar a otros.Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9:31 a. m.

    Muy interesante texto, me encantó

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8:26 a. m.

    Hermoso poema aprovechar la vida como viene sin complejos sin temores como una oportunidad “ultime”..........

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:37 p. m.

    Triste llega la manyana cuando del suenyo no quieres despertar...cuando te tienes que enfrentar de nuevo a tu dura realidad...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida