El Ala de un sombrero.


El Ala de un sombrero

Esa sombra en sus ojos,
ensombrecen los míos
como lo hace
el Ala de un sombrero,
mas que sombras
son las noches
de su ausencia.

Jorge Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo11:07 a. m.

    lindísimo jorge en verdad subyuga

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:11 a. m.

    gracias jorge!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:13 a. m.

    Que lindo!!!!

    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:07 a. m.

    éste me tocó el alma, gracias,

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:09 a. m.

    Cuando se repartieron las alas, los pájaros, evidentemente, tuvieron suerte y la exhiben en el aire de todos los ámbitos de, al menos, un planeta.
    Entonces, ante la mirada suplicante de los humanos, nos con cediron las alas de los sombreros

    Sonrieron, solidarias, las mariposas y les sugirieron a los poetas la idea magna de los aviones El paso a los técnicos fue
    fácil y hecho con sutileza

    Saquémos le el sombrero entero, con alas y todo, a las poéticas mariposas
    Mal agradecidos , los aviones no tienen contacto con las mariposas
    Luis Weinstein

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien reparte alas, debe saber que un día hablará con su eco, pero quien se acostumbra a las sombra entenderá ya no necesita un sombrero.
      Un abrazo Jorge

      Eliminar
  6. Anónimo11:09 a. m.

    La soledad y la tristeza. La ausencia del ser amado es una sombra que quita el brillo en una mirada. Lindo poema.

    Mis cariños señor poeta.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:10 a. m.

    Hola Jorge
    Muy hermoso el poema, lo he leído muchas veces es como si ese ala de un sombrero guardara un secreto, un amor que se echa mucho de menos, un amor ausente pero a lo mejor doblando su ala sus ojos aparecerán y el silencio de ese amor escondido ya no sería más sombra.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés