Heine


Hablo de una mujer hermosa.
Hablo de una mujer hermosa que no puede amar, es bella, lo es, pero no puede amar, es hermosa esa mujer, muy hermosa pero no se deja  amar. Esa mujer se atavía de la más absoluta indiferencia, con las ropas más largas para disimular lo hermosa que es, va como una serpentina de lado a lado de la calle saludando y despidiéndose, como en un desfile en las estrellas, pidiendo que nadie  la reconozca…lo hermosa que es. Es hermosa esa mujer que no se deja amar, yo la siento hermosa a esa mujer, que llora y llora en las noches como en el río Rin cerca del  mar. Es hermosa esa mujer, muy hermosa  a pesar  de sus ojos tristes y de la mácula mirada.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo10:40 p. m.

    Es demasiado lindooo oooooo!!!!!

    Yo quiero ser ella!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:41 p. m.

    Me recuerda una canción de Luis Miguel.
    "...Altanera,preciosa y orgullosa no permite la quieran consolar..."

    Felíz verano!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:42 p. m.


    Hermosa de ropas largas
    Hermosa y de llanto personal
    Hermosa con serpentinas
    Hermosa y solitaria
    Hermosa de ojos tristes
    Te imagino!
    Te veo!

    un abrazo
    JC

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:42 p. m.

    BELLO, gracias Jorge

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:44 p. m.

    Hola Jorge
    Tu poema es muy hermoso, da mucho que pensar
    Este poema que escribí hace mucho tiempo también se refiere a una mujer hermosa, que también se escondía para que no la vieran,seguramente tendrá sus razones.


    La vecina
    _________


    Hoy la he visto,
    mirándome de reojo
    por la puerta entreabierta.
    En vano he gastado el tiempo
    y también el encuentro
    para sorprenderla.

    A una hora elemental del día
    y más silenciosa que su sombra,
    sin música en su alma,
    encendió
    un saludo sin tono,
    vacío y amargo,
    desapareciendo así,
    presa del silencio claro
    y vestida de sombra negra.

    De noche,
    cerradas sus ventanas
    para que no la vean,
    ni las estrellas ,ni el viento
    ni los astros,
    todos testigos de su ser.

    Su riqueza es la sombra sin luz,
    sólo su belleza no cambia,
    su hermosura
    y sus ojos apresurados
    cantan a la soledad.

    La conocí en el vestíbulo,
    la conocí de improviso,
    la ví y me ha visto,
    una sombra parecía.

    ¿Tendrá nombre
    como los pronombres,
    y apellido
    como los adjetivos?

    Sólo los astros
    y el viento lo saben.
    Soledad es su compañía,
    una sombra,
    un sueño y nada más.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribirme, compartir tu poema "la vecina", Baudelaire habla en un poema acerca de una ciudad vecina, donde nos describe la nostalgia del pasado basado en las "cosas", que posteriormente recupera Borges y que luego Michel Foucault continua (desde la Sociología) en un libro llamado Las palabras y las cosas. El tema de la belleza como un engaño lo trae Heinrich Heine (poeta alemán) que habla de una bella mujer que desde colina en el río Rhin peinando sus rubia cabellera hace encallar a los barcos, para luego ser robados por piratas, es el comienzo del Romanticismo. La belleza es una fuente (si podemos llamarlo así) poética.
      Un abrazo Jorge.

      Eliminar
  6. Anónimo10:45 p. m.

    Bellísimo el poema, seguramente que una mujer hermosa no se deja amar, será por alguna razón, como por ejemplo que habrá pasado por una desilusión amorosa, creo que el hombre que ha llegado amar a una mujer hermosa sabrá o tendrá el poder de saber conquistarla, toda mujer puede amar, solo depende del hombre. ¡Habría que pensar qué le pasó a esta mujer hermosa!…desilusión, miedo, desengaño, desconfianza….
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:47 p. m.

    Puedo imaginar a esa hermosa mujer.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo11:39 a. m.

    Bella sin alma!!! Dulce tormento!!
    Salud poeta!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo11:39 a. m.

    Hola Jorge.
    Muy a propósito en estos días en que las hembras no saben muy bien de lo que van realmente.
    (Y algunos machos tampoco.)

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:49 a. m.

    Hay un punto que no ha quedado puesto, el que queda después de los tres suspensivos. Él siempre lo usa así, y me disturba.

    Y leer estos diálogos que quedaron congelados hace treinta años. Me parece que unos aspectos dormidos de mi se sacuden, y luego afloran recordando los ecos de las risas inocentes.

    En esta turbulencia de palabras, descubro unas nuevas. Cuando todos ya se han ido y quedamos estos dos desconocidos, salvo por una foto de azul marino, y una cinta blanca.

    Me cuenta de sus vidas y sus muertes. Ese hilo rojo que nos une, incluso cuando tiembla de madrugada y descubro que me importa si lo ha sentido. Si acaso siente, como se remece.

    Cuando lo veo ni me atrevo a mirarlo, el pudor me nubla. Apenas puedo sentarme lejos, y ver cómo pone sus ojos en ellas. Me hablan y no escucho, quisiera estar unos metros mas allá, pero no lo conozco.

    Busco en sus ojos desde lejos, y en sus frases. A veces son solo tres palabras entre tantas, entre todos los movimientos que ocurren en cada uno de nosotros, que viajamos en un barco al espacio y volvemos.

    Ahí está él con sus sabores, con las manitas de un par de niños y esas palabras lúcidas, ni él mismo lo advierte. A media noche se volvieron textos suaves. Nos deslizaron en sábanas de papel y tinta, para rozarnos con grafos el cuerpo y el aliento. Así permanecí enredada en su aroma inventado, hasta rendirme.

    Está en los sueños, lo veo transitar la vida, mientras me susurra palabras para alertarme a cada hora de la noche. Cuando despierto ya no las recuerdo, pero ahí está el sonido, el color naranja, las luces del descanso y el amanecer entrecortado.

    Me dijeron que podían ser menos los días, entonces me animé a tocarlo.
    Si así fuera, al menos sabría una cosa esencial y auténtica de mi.
    Lo tomé del brazo sintiendo su calor y luego su mano, encajando con sus dedos y los míos. Me atreví a rozar su pelo, como quien acaricia unos rayos de sol naciente. Bajar por su mentón y su espalda, como queriendo leer la historia en su cuerpo.

    Al día siguiente en un acto de protección frente a la nada le escribí:
    - " Fue muy rico sentirte pero ya no habrán más caricias"

    La sola posibilidad de que la pesadilla o el fantasma de una enfermedad volviera, me cegó completa. Me asusté de andar portando alguna célula rebelde, me asusté de mi, de él y del silencio.

    Ahí estaba, en recuperación con la garganta rastrillada en el sillón de una clínica leyendo letras azules:

    - " Yo también lo lamento, lo siento, eres tan luminosa y yo tan complicado, que está bien, dejémoslo hasta aquí".

    Ahora quisiera no haberlo dicho, para no rozar su alma y que la suya no soplara frío y agua en la mía.

    Hay días que parecen ser acuosos, como si no caminara sobre la superficie de la tierra, sino bajo el mar. La visión se disuelve en el agua y un filo frío hiere el cuello, encoge el cuerpo. El sonido es abisal.

    He caminado y dormido siete días como algo que es llevado entre sombras. Qué fué lo que atravesó todo y dejando silencio?

    Una película de mi se levanta ahora, ahora que la vida decidió quedarse pero el corazón remecido quiere ver el brillo de sus ojos, tocar su piel y sentir el latido de la existencia.

    Hay un punto que no ha quedado puesto, el que queda, después de los tres puntos suspensivos. Él los usa así y me disturba.
    T.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bella prosa felicitaciones. Jorge

      Eliminar
    2. Anónimo1:17 p. m.

      Hola! Buen día,
      Me sucede que con tus escritos me ha inspirado. Me ha servido de guía :)
      Por eso toda mi gratitud.
      A la vez me parece tan real y auténtico que escribes que te imagino escribiéndolse a alguien real. Es tan directo que una parte fantasea con que sea uno. Y como mujer dan ganas de saber quien es esa mujer hermosa, de quien son esos ojos de cielo y mar.
      Mi admiración y caraiño

      Eliminar
    3. Me emociona que hayas inspirado en el texto. En relación a la inquietud de saber quién podría ser, te puedo decir que la inspiración está llena de estrellas como tu.

      Eliminar
    4. Anónimo9:43 a. m.

      Por varios años recibí sus poemas y prosa.
      Si no recuerdas lo haré por ti... resonaba en mi, adivinando una historia que me resultaba dolorosamente familiar, pero que nunca compartimos por lo mismo.

      Cada tanto me capturaban sus envíos y eSOS vibración que provenía de un lugar límpido y tan íntimo. Podía reconocer, era la voz de su alma.
      Y también de las almas de todos esos personajes que se paseaban con sus anhelos ante mi, o acaso era yo uno de ellos? Pero no me atrevía a preguntárselo.

      De dónde sacará este hombre estas estrellas a quienes les escribe. Quienes serán, o me escribe a mi esperando que asienta y le responda? De todos modos me parecía hábil por decir lo menos, ser capaz de llevarnos así de viaje, transportando a las personas.

      Con los últimos poemas, " Hermosa" y " Apareciste" ya me envolvió todo con ese tonoz. Y como andaba enredada en mi propio entuerto karmático me animé a voltear las tormentas en el papel.

      Algo me estaba impulsando e inspirando.
      Un tanto era su mano y otro tanto las del descorazonado muñeco de madera. Este último, al momento ni sospecha de las olas en mi tierra, algunos simplemente usan de uniforme la armadura.

      Así es que con mi carta le respondí al poeta la suya hermosa. Sentí que había crecido, que tenía voz. Finalmente. Tenía ganas de crecer, y entrar en el círculo de las letras.

      Ingresé a su blog, era la primera vez, quería deleitarme leyendo, ver con qué más me encontraría o definitivamente, curiosear los comentarios en ese fondo rojo con etras amarillas.

      El aliento se me escapó totalmente cuando me encontré con un comentario sorprendente. Un anónimo había posteado exactamente las mismas palabras de mi carta! Había entado en mi mente. Una carta que ni yo misma no pude enviar por pudor. No sé si perdí el aliento por ello o por verme expuesta completa ahí, imaginando qué haría el señor centro de madera si conociera de todo esto.

      En ese vacío supe cómo se sentía cuando el corazón se sobresalta y parece que se escapa por la garganta. Esos momentos donde emerge la certeza de que ya nada es como era. Y que en algún momento caerá algo del cielo aplastándome.

      Había perdido la identidad de mi voz, ahora era " Anónimo T ".
      Anónimo es entonces quien amaba al mismo hombre que yo, y públicamente!

      Este poeta junto con anónimo se han coludido para quitarme lo único que tenía cercano al amor, mi sagrado y contenido secreto.

      Ahora me esperan dos duelos, uno el del silencio eterno del señor despalpitado. Y otro el de la pérdida de mi voz, mi voz mas auténtica que por permanecer así se transformó en... anónima.

      Eliminar
    5. Anónimo9:43 a. m.

      Hola Jorge!
      Si, algo se puso en movimiento de la mano de la tuya, ese terminal que une el pensamiento y el sentir.
      Por fin puedo saber quien es aquella que te inspira. Por suerte la existencia está llena de incontables estrellas, así podemos elegir hasta convertirnos en una y mirar dede allí cómo escriben unos humanos mientras nos miran.
      Mi cariño y gratitud gigante por inspirarme.

      Eliminar
  11. Anónimo12:10 p. m.

    Hola, Jorge...me encantan tus escritos. No dejes de animarme el día
    porque lo haces cuando los leo. Tengo una pregunta, ¿eres chileno? Es
    que ahora estoy leyendo la novela de Isabel Allende "El cuaderno de
    Maya" y se desarrolla al sur de Chile. Es tan solo una
    curiosidad...soy puertorriqueña.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo10:05 p. m.

    Qdo Jflores, quiere ser un poema sobre una mujer hermosa, sobre natural, mas no hay planteamiento intrga, ni cierre poeticos. Tuyo alexgalo Nota, "sin amor", deberia suicidarse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lectora me envío un poema en relación a lo mismos esta fue mi respuestas. Saludos y gracias por escribirme

      Gracias por escribirme, compartir tu poema "la vecina", Baudelaire habla en un poema acerca de una ciudad vecina, donde nos describe la nostalgia del pasado basado en las "cosas", que posteriormente recupera Borges y que luego Michel Foucault continua (desde la Sociología) en un libro llamado Las palabras y las cosas. El tema de la belleza como un engaño lo trae Heinrich Heine (poeta alemán) que habla de una bella mujer que desde colina en el río Rhin peinando sus rubia cabellera hace encallar a los barcos, para luego ser robados por piratas, es el comienzo del Romanticismo. La belleza es una fuente (si podemos llamarlo así) poética.

      Eliminar
    2. Anónimo9:38 a. m.

      Qdo amigo JJFD He apreciado mejor tus po÷eticas palabras, y al hacerlo me han emocionado e inspirado.La belleza es criptica en si ¿vease Socrates?adorna la naturaleza en todas sus expresions para darle entrada al amor. Sin embargoo, es lúbrica ,a veces fugaz, y aunque esta en todo,es unica en cada manifestación.Y aunque se ponga un vestido largo,no se scapa al que sabe verla, y verla,escucharla o tocarla, es amarla.y cantarle en loca armonia. Mas no se deja amar docilmente, teme ser confundida, y así nunca se entrega en plenitud,haciéndose guerrera.Aún así, la busco incansable para amarla. Tuyo amigo, Alej

      Eliminar
  13. Anónimo12:02 p. m.

    Estimado Jorge: no cabe duda que a esa mujer hermosa le hace falta la Amistad, que es el Núcleo del Amor.....que ya le llegará
    Para Todas las Mujeres Hermosas, ahí va mi Corazón.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo12:08 p. m.

    excelente cariños

    ResponderEliminar
  15. Anónimo12:39 p. m.

    Esa mujer tiene algo de Psique La conozco
    Gracias y felicitaciones
    abrazos
    luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis. La verdad que escribir a mujeres hermosa tiene su costo. Hace tres días me pico una araña de rincón, ya estoy saliendo afortunadamente. No creo que sea una venganza de esa mujer hermosa, o por" picado de araña" Saludos
      Jorge

      Eliminar
    2. Anónimo12:42 p. m.

      Una coincidencia significativa,,,,
      Qué te mejores luego
      Es la rebeldía de Aracné. Atenea se puso celosa con ella porque
      bordaba maravillosamente y la convirtió en araña, no sin antes
      romperle sus bordados . A tí , admirador inteligente de la belleza,
      Aracne te debe encontrar cercano a Atenea-Minerva-
      Abrazos
      luis

      Eliminar
    3. Gracias Luis. Otra coincidencia, acabo de llegar del supermercado fui a comprar estos productos contra las arañas para mi biblioteca. En las góndolas de aseo se me acercó una mujer hermosa de bellos ojos de otoño y me dijo " A mi marido lo pico una araña y casi se muere está hospitalizado" mientra no me sacaba su mirada de mujer hermosa y joven, tuve deseo de decirle que si su marido no se recupera sabía donde encontrarme , luego pensé que si dejaba salir esas palabras le estaría dando la razón a la araña que me ha picado.
      Saludos

      Eliminar
  16. Anónimo8:46 p. m.


    Qué divino poema en prosa, Jorge!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida