Ejercicios literarios


Ejercicios literarios 
En base a fragmento de textos editados, les propongo que escriban de forma libre.
En un diálogo sostenido en el verano (agosto)  de 1957  entre dos personajes, un ingeniero japonés y una  joven francesa del  libro: Hiroshima mon amour  de Marguerite Duras, Édition Gallimard. Folio, 1960.  ISBN 978-2-07-036009-3
Primer ejercicio.
 “ELLA: Porqué negar la evidencia, ¿Se necesita de la memoria? (ella le habla al joven japonés en presencia de un esqueleto en el Palacio de la industria)
ELLA: Escúchame. Yo sé  que todo esto va volver a empezar
Doscientos mil muertos (efecto de la bomba atómica en Hiroshima)
Ochenta mil heridos,
Solamente en nueve segundos….. “

(Traducción  y adaptación literaria de Jorge J. Flores Durán)

Les  pregunto, cómo o qué, se podría hacer en nueve segundos para generar un efecto contrario al descrito por la novelista francesa M. Duras.

Escriba de manera libre su respuesta.

Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo1:56 p. m.

    Estimados-as azules:

    B. ayer nos dejó planteadas algunas preguntas sobre la memoria, el golpe del 73 y el rol del recuerdo y su relación con el futuro que nos están animando para el 2013 . Ahora Jorge nos plantea un ejercicio super
    Yo quiero hacerles parícipes de unas reflexiones sobre el tema memoria: Les adjunto mi libro ( escrito junto a Graciela Rubio) El Deseo de la Memoria y les invito a leer el capitulo 1.
    Un abrazo para todos-as

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3:28 p. m.

    Hola Jorge
    Bastante difícil y complicada la situación , ya que no conozco el libro
    Pero¿ cómo y el qué? ambos tan importantes. Regenerando un nuevo diálogo como en la vida real con arquetipos imaginarios o creando un cortometraje que produzcan efectos contrarios a los humanos o lectores.
    Evidentemente en nueve segundos no hay tiempo

    Cariñosamente

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:29 p. m.

    Hola Jorge
    Bastante difícil y complicada la situación , ya que no conozco el libro
    Pero¿ cómo y el qué? ambos tan importantes. Regenerando un nuevo diálogo como en la vida real con arquetipos imaginarios o creando un cortometraje que produzcan efectos contrarios a los humanos o lectores.
    Evidentemente en nueve segundos no hay tiempo

    Cariñosamente

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:31 p. m.

    Estimados-as azules:

    B. ayer nos dejó planteadas algunas preguntas sobre la memoria, el golpe del 73 y el rol del recuerdo y su relación con el futuro que nos están animando para el 2013 . Ahora Jorge nos plantea un ejercicio super
    Yo quiero hacerles parícipes de unas reflexiones sobre el tema memoria: Les adjunto mi libro ( escrito junto a Graciela Rubio) El Deseo de la Memoria y les invito a leer el capitulo 1.
    Un abrazo para todos-as

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:27 a. m.

    Hola Jorge
    Reflexionar, nada más que reflexionar, sentir lo ocurrido y volver a empezar
    saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:28 a. m.

    fueron 9 segundos de destrucciòn,pero,seguramente años de trabajar en ese diabòlico proyecto,creo que la brevedad de lo malo y de lo sublime requiere larga preparaciòn previa ,ocupar nuestro tiempo en cosas valiosas podrìa quizàs neutralizar tanta locura.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:29 a. m.

    Manteniendo en el recuerdo ese pasado hiriente, ahora viviendo el presente, deseando paz a la humanidad, sin guerras ni desastres, más es difícil

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7:47 p. m.

    El Eros, el Orgasmo sana la desicha y la aberración. Aunque no creo que quepa en 9 segunos., Tal vex el climax, ,pero no el Orgasmo; es más abarcativo, te inunda (literalmente) por sobre hic et nunc, mñás allá el tiempo y el espacio, mel aquí y el ahora. Es fuera del tiempo.





    " Y le pedimos al amor –que, siendo deseo, es hambre de comunión, hambre de caer y morir tanto como de renacer- que nos dé un pedazo de vida verdadera, de muerte verdadera. No le pedimos la felicidad, ni el reposo, sino un instante, sólo un instante, de vida plena, en la que se fundan los contrarios y vida y muerte, tiempo y eternidad, pacten. Oscuramente sabemos que vida y muerte no son sino dos movimientos, antagónicos pero complementarios, de una misma realidad. Creación y destrucción se funden en el acto amoroso; y durante una fracción de segundo el hombre entrevé un estado más perfecto."



    Octavio Paz, El laberinto de la soledad.



    Como nos recuerda Octavio Paz,-el que pensó a Latinoamérica- en El laberinto de la Soledad-, une (concilia) amor, muerte, soledad,, éxtasis, salvación, felicidad..



    Si Torquemada, y otros tantos, hubieran conocido el Eros, no habrían sido lo que fueron



    En adjunto el texto, un fragmento más amplio de lo mismo



    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  9. Anónimo7:50 p. m.


    En 9 segundo una masa crítica de 1000 personas despiertas envía luz y armonía a las almas de los creadores y financiadores de la bomba, de los agresores norteamericanos que la lanzaron, de los agredidos japoneses que la sufrieron (heridos y muertos) y de todo el planeta para que despierte y deseche la energía atómica y todas sus aplicaciones
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:53 p. m.

    Hola Jorge
    En nueve segundos se puede desearle a este año 2013 un comienzo mejor, sin violencia, justicia, educación, libertad, salud, paz , trabajo, bienestar para todos y felicidad a nuestra humanidad,
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:35 p. m.

    Se puede tomar la decision de amar y amarse, y retirar el dedo del boton que dispara la bomba.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:10 p. m.

    Jorge Poeta, estoy pensando en 9 segundos qué alegría dar en 9 segundos y una sonrisa mía en los labios tuyos dura algo así como nueve segundos

    ResponderEliminar
  13. Anónimo5:26 p. m.

    En nueve segundos, sólo en nueve segundos haré un regalo para la humanidad.
    Les regalo la paz, el amor y la solidaridad que pueda existir. para que la siembren en este mundo.
    Les regalo un estoy contigo a cada ser que sufre en este mundo.
    Te cambio las armas de una guerra por la paz de este mundo y, toma mi mano porque… soy tu hermano.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  14. Anónimo9:21 a. m.

    Recuerdo algunos textos leídos de los B-12 que llevaban la bomba atómica.Quedé profundamente impresionada al saber que los pilotos no sabían qué transportaban, algunos se volvieron locos cuando supieron lo que habían generado, entre ellos, uno entrevistado que sospechó de la misión y discutió en vuelo con sus compañeros de no arrojar una bomba extraña, e inmediatamente acallado por la disciplina militar, en nueve segundos, la devastación horrorosa fue ejecutada.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias M. Quizás la diferencia está en la responsabilidad individual y la responsabilidad del Estado, en Hiroshima es claramente terrorismo de Estado, crímenes que no prescriben. No hay campana que soporte ese dolor inconmensurable, esa vergüenza humana, 9 segundos de horror, siglos y siglos de consternación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo12:32 p. m.

      Por supuesto, no hubo ni habrá dolor tan grande en la humanidad...Un efecto contrario, en nueve segundos, fuera del análisis del terrorismo de Estado, es meditar, la respiración diaria, a través de la meditación profundizamos la ecología del yo, participamos en la evolución de una cultura solidaria. Las relaciones de igualdad son básicas para la comunicación. Cuando reconocemos en el otro un igual el concepto de terrorismo de Estado se debilita...

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés