Ejercicio literario IV



Dos jóvenes salen desde sus casas a la misma hora (05.40), ambos toman el Metro, ambos se suben a la misma línea del trasporte subterráneo, ambos tienen la misma edad.
 Acabo de comentarles sus similitudes ahora verán sus diferencias.
Ella  se sube a la estación Plaza Puente Alto, él  en la estación  Tobalaba, ella   la noche anterior tuvo un sueño: que al otro día iba a tener un golpe de suerte (nada relacionado con un premio de juegos de azar) lo que la hace despertar muy alegre y feliz. Él también tuvo un sueño la noche anterior: le va  a suceder una desgracia,  lo que lo hace despertar muy angustiado y temeroso.
Ella sentada al lado de la ventanilla al lado izquierdo mirando el inicio del  tren que va hacia Tobalaba,  justo en la mitad del vagón, ella escucha música y tararea una canción, trasuntando felicidad.
Él va sentado al lado de la ventanilla al lado izquierdo mirando el inicio del  tren que va hacia Plaza Puente Alto, justo en la mitad del vagón, sus manos sudan trasuntando angustia.
De improvisto en la mitad de la línea específicamente en la Estación  Vicuña Mackenna, el tren se detiene por  largos 5 minutos, ambos quedan enfrentados y se observan atentamente, no se dejan de observar hasta que finalmente el tren parte y ambos jóvenes se distancian.
Ella dejó de escuchar música y sus manos comienzan a sudar. Él guarda su pañuelo (el cual usó para secar el sudor de sus manos) y comienza a escuchar música.
Ejercicio.
Escriba y describa de forma libre, qué sucedió para que los jóvenes hayan cambiado de actitud frente al día que recién comienza.
Nota: El ejercicio está basado en recorrido de la Línea 4 del Metro de Santiago de Chile.
Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo4:24 p. m.

    Creo que el cambio de actitud de los jóvenes se puede deber a: La niña cambio su alegría por pena al ver el rostro del joven que seguramente reflejaba mucha angustia y miedo. El joven olvidó su miedo al ver la felicidad que irradiaba la joven.

    Yo creo que estos sentimientos se transmiten.

    Cariños,

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:26 p. m.

    me encanto ,,super ...uno de los dos mas sensible que el otro ella sin saber lleva un poder en si de cargar con la pena del otro y hacerla propia es una esponja ...el joven lleva tambien una carga no sabe que incluso marchita las plantas es de esas personas que tienen sin saber "el mal de ojo"...las miradas son la via de escape del cerebro de los sueños acumulados..ojo con.....

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:43 p. m.

    Una mirada de amor!
    Este mensaje ha sido enviado gracias al servicio BlackBerry de Movilnet

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:44 p. m.

    Hola Jorge
    No conozco las líneas de los metros y no me ubicaría tan fácilmente, pero describiendo a esta pareja que creo ya se conocían anteriormente y que el destino o la causalidad las cruzó nuevamente, en ese encuentro fueron sus miradas las que los hicieron cambiar de actitud, haciendo cambiar sus sueños de la noche anterior.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un viaje pueden suceder muchas cosas y todo puede cambiar, no importando el lugar de partida.
      Saludos Jorge.

      Eliminar
  5. Anónimo9:18 p. m.

    Gracias , Jorge
    Me impresiona el buen pulso del poeta Jorge conduciendo este
    ejercicio...como Jorge por su casa....
    Quisiera ser artesano del tiempo, mandar de vuelta en un Meto
    varios años vividos y entrar a t u taller
    abrazos
    Luis W

    ResponderEliminar
  6. Gracias Luis. Con este texto ya entraste al taller ..del tiempo.
    Un abrazo Jorge

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:36 p. m.

    gracias amigo por tus hermosos correos, son como un
    desafío a mi algo lenta gimnasia mental, ya me dare el
    tiempo para interactuar con ejercicios literarios.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida