Entradas

Mostrando las entradas de septiembre 6, 2012
El calendario

Abro los ojos antes  de la madrugada, antes del movimiento, antes del suspiro. Como el condenado a muerte, todo puede ser importante o todo puede ser banal. Entonces vuelve la sangre al cuerpo entra sin educación y sin permiso. Los miedos pegados a las cortinas gruesas pierden su color, hacia afuera se tornan sepia y  hacia adentro los colores permanecen como la inquietud, nada de lo que yo pueda escribir con las manos o dibujar con los labios, será mayor o inversamente proporcional al significado del cuerpo, entonces se revela  el  día  ―el  primero―,  formando una línea recta con el postrero, ambos marcados por el llanto. Nada se puede hacer, más que agradecer ese movimiento pulmonar revelándonos la métrica perfecta del planeta.

Jorge J. Flores Durán