"La locura es como la inteligencia ¿Tu sabes?,
pero cuando ella te deja, ya no la puedes entender más.."
Marguerite Duras,
en
Horoshima  mi amor.

Estos silencios que no desaparecen

Estos silencios que no desaparecen,
a pesar del grito y del estallido de los cristales
no desaparecen …
son más estremecedores que sus miradas,
ya no soporto más ésta santidad del murmullo,
vivo como un ejemplar de Ser Humano en una vitrina,
estos silencios, sus silencios, estos silencios, mis silencios, 
 no desaparecen …

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo12:41 p. m.

    Bellísimo!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:54 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo lo que has escrito, estos silencios son nuestros silencios, los que disfrutamos, las palabras sobran, no son necesarias en un silencio, es más importante la mirada. El silencio a veces es necesario que no desaparezca tan fácilmente, lo necesitamos.
    Cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:55 p. m.

    Gracias Jorge!!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:16 p. m.

    Hola Jorge nuevamente te felicito por tu trabajo ,,, donde puedo ver mas

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8:27 p. m.

    Estimado:

    llego a sus poemas por azares del destino, Aunque quizas mas por busqueda inquieta que por destino, pero llego al fin.

    Muchas Gracias, por su bella compañia en letras.

    Un abrazo.

    Tamara.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:06 a. m.

    bingooo...de nuevo. Un poemazo para esta semana que termina en el bullicio y "el estallido de los cristales". Un gran abrazo chilote

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:33 a. m.

    Gracias, Jorge
    Va una instantánea de un mito intervenido
    Abrazos
    luis

    Los dos dioses del silencio.
    La poesía los reconoció, después de tanto tiempo…
    Eran griegos, Eran romanos. Eran de antes Eran del renacimiento.
    Son de siempre:
    Harpocrates,
    niño, desnudo, el dedo en los labios El silencio del ser , esa extraña mudez, esa antigua costumbre de estar con la realidad sin necesitar la risa , las palabras y el llanto.
    Estar

    La joven Angerona ,
    lluévele angustia,
    dolor le graniza,
    no se queja,
    un dedo en los labios
    el oto señalando
    nació Harpócrates, siempre estará naciendo Harpócrates.

    Harpócrates sabe hablar con la mirada
    Abrazando a Angerona con la Poesía

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:54 p. m.

    Lindos "Los silencios", hay que seguir soportando!!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2:57 p. m.

    Muy bello, Jorge.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo7:50 a. m.

    Que hermosura ,pero que hermosura

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés