Qué enseñan los ojos


Qué enseñan los ojos

El látigo enseña la rebeldía
y tus ojos los desmayos,
el látigo enseña la rebeldía
y tus ojos la calma,
tus ojos la calma,
la calma,
...en la rebeldía.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo4:52 p. m.

    tenìa que ser asì,un poeta nadie màs endulza el dìa con una frase,gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:12 p. m.

    muy lindo tu texto.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:53 a. m.

    Que belleza Jorge
    Tus letras me acompañan, me sorprenden y me inspiran a escribir,

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:53 a. m.

    cierto muy cierto, y hay miradas con sabor a eternidad,
    esas son las que cautivan el corazon.
    hartos saludos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:37 p. m.

    Hola Jorge
    ¡ qué poema tan hermoso nos das a conocer!, los ojos nos enseñan todo en la vida, tanto la belleza que está en este texto. las tristezas y alegrías que nuestro corazón nos hace sentir y apreciar.
    Muy bello tu poema
    cariñosos saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:12 p. m.

    Lindo, real, cálido.
    Al leer estos versos veo la sensibilidad del poeta, marcada en un escrito lleno de profundidad.
    Dicen que los ojos son las ventanas del alma. Sólo sé, que por ellos puedes reflejar: la calma, miedo, angustia, alegría, odio, amor etc. Ellos muestran parte de de uno. Los ojos te pueden enseñar la paz en medio de una guerra o el amor frente al odio. Belleza del alma luceros del universo.
    Mi estima a un gran poeta.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:35 a. m.


    Que hermosura éste poema ,amigo le doy 2 interpretaciones ,me gusta éste poema.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:53 p. m.

    Hermoso poema
    Jaime Hales

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6:56 a. m.

    Los ojos son el espejo del alma. En su temprana juventud, Platón, escriturea su primer presunto diálogo, Alcibiades. El tema es el conocimiento de si mismo. En el sagrado territorio del Oráculo ded Delfos, en el frontispicio de aquel espacio privilegiado, estaba de relieve la inscripción: gnoskete auto, conocete a ti mismo. Es el tema de Sócrates ¿cómo nos podemos conocer a nosotros mismos, cómo cada cual a sí mismo?. En esa juvenil ( y madura) reflexión, Platón instala, inagura, el simil del ojo, como espejo del alma.

    . ¿Cómo nos conocemos a nosotros mismos? ¿Cómo un ojo -un alma- se ve a si mismo? Ese es el asunto, la cuestión. Sin biología actual, Platón se percató que en la pupuila del otro estás tu, yo. Si tu miras a la pupiula del otro (del prójimo, cristianamente; del próximo,laicamente), Alí se puede reflejar la propia imagen. Entonces, nos conocemos (cada cual a si mismo) mirándonos en el otro, en ese espejo, No por un acto de instrospección oriental, hindú, sinno en relación, "con los otros", como dijo el hombre a l cual la Simone le confirió su amor y lealtad,independientemente de los avatares y las tentaciones de la vida.

    Me repito

    Tammbién el "látigo", la confrontacióin constituye identidad. En la sección sobre "La dialéctica del amo y el esclavo· en su obra la "Fenomenología del Espíritu", Hegel sostiene que la constritucióin de identidad se da en la diferencia con el otro, en el contraste, en la confrontación. frente al "otro", se configura el yo. Así como adolescentemente para ser nosotros mismos es preciso sepoararse,alejarse, confrontase con los pades. Adolescentemente sí.También "maduramente" calibramos en relación (Platón) y confrontación (Hegel) con lo "otro" ¿Cómo saber si soy veloz si corrf sólo un espac? Mi consciedncia de la velocidad me la confieren los otros "corrtedores"

    Ojos, látigos, rebeldía, calma; y más

    Todo se conjuga. Por la conjugación que ayude al entendimiento y la paz


    Siga la poesia, el afrán escritural de poner fuera lo que se tiene adentro

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés