Pedacito de estrella

No debes avergonzarte por tus lágrimas, son solo lágrimas, pequeñitas, que descienden por tu rostro, tampoco preguntarte porqué existen, ellas buscan una salida para que tu no sientas penita, son solo gotitas de agua que se van despidiendo de tus ojitos, para que te puedas dormir. Son pequeñitas las lágrimas apenas se mueven …pero no existe fuerza que las pueda detener. Duérmete ya pedacito de estrella que la noche está cansada y se quiere dormir también, duérmete ya mi niña, duérmete ya....

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo1:46 p. m.

    Hermoso!!!
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:09 p. m.

    uy, muy bello, llego en el momento preciso...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:12 p. m.

    HERMOSO!!!
    …me lo imagino cantando la nana…

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2:15 p. m.

    a mi tambien , que cosa esta de la sincronia!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:54 p. m.

    Querido Jorge
    Realmente , me conmueves.
    Como alternativa a la anti poesía, pésima designación, estás desarrollando una maravillosa propoética
    Me acuerdo de León Felipe:..."Esa secreción metafísica y carnal que, para entenderse de alguna manera, los hombres por ahora llaman lágrimas..."
    Abrazos
    luis

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:24 p. m.

    Hola Jorge
    Hermosísimo, muy tierno, llega al corazón, me parece una canción de cuna, justamente estaba haciendo dormir a mi nieta y tenía en sus ojitos gotitas de agua que parecían estrellitas brillantes. Su mirada parecía perderse en la inmensidad del cielo. Se me figuran las estrellitas lagrimitas iluminado el firmamento
    Digo, tu block no dejará nunca de brillar, con tanta hermosura que escribes
    saludos
    Canción de cuna

    Duerme, duerme niña,
    tu mama con cariño
    y los astros tan bellos,
    acarician tu cabello

    El aire ya dueño
    de tu pícaro sueño,
    el viento tan galán,
    te mece con tanto afán,
    los luceros y la luna
    te saludan en tu cuna.

    Duerme, duerme niña,
    tu mama con cariño
    y los astros tan bellos,
    acarician tu cabello.

    Ya llega el anochecer,
    los astros vienen a ver,
    tu sueño dormilona,
    para que no estés tristona. 




    Duerme, duerme niña,
    tu mama con cariño
    y los astros tan bellos,
    acarician tu cabello.










    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:33 p. m.

    uy...estamos muchas en la misma historia 'parece...

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:51 p. m.

    HERMOSO!!!!

    ResponderEliminar
  9. Anónimo1:56 p. m.

    mmm... Querido Jorge, me rozaste el corazón. Y las aguas llenaron los ojos, gratitud por tu regalo.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:57 p. m.

    uy...estamos muchas en la misma historia 'parece...

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1:58 p. m.

    Que tierno el poema, me encanto Jorge

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1:59 p. m.

    Muy bonito Jorge ; gracias por compartírmelo.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo3:55 p. m.

    Gracias.
    No suelo responder tus envíos pero los recibo, y me traen normalmente un respiro en la rutina. Necesario.
    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4:11 p. m.

    Gracias, querido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Anónimo12:39 p. m.

    ¿Por qué eres tan tierno? creo, sin conocerte tanto, que tu corazón, a pesar de lo vivido, es de dulce (en el buen aspecto).


    Oye....querrías mandarme algunos de los últimos textos tuyos para una página chileno-mexicana para que sepan de lo tuyo?

    Si no te tinca, dímelo con confianza.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo12:40 p. m.

    Hermoso!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida