El calendario

Abro los ojos antes  de la madrugada, antes del movimiento, antes del suspiro. Como el condenado a muerte, todo puede ser importante o todo puede ser banal. Entonces vuelve la sangre al cuerpo entra sin educación y sin permiso. Los miedos pegados a las cortinas gruesas pierden su color, hacia afuera se tornan sepia y  hacia adentro los colores permanecen como la inquietud, nada de lo que yo pueda escribir con las manos o dibujar con los labios, será mayor o inversamente proporcional al significado del cuerpo, entonces se revela  el  día  ―el  primero―,  formando una línea recta con el postrero, ambos marcados por el llanto. Nada se puede hacer, más que agradecer ese movimiento pulmonar revelándonos la métrica perfecta del planeta.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo5:42 p. m.

    Tres belle!!!
    Magnifique
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:45 p. m.

    Jorge,un saludo para Uds.de esta amiga algo ingrata.Un abrazo en al distancia

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:15 a. m.

    Hola Jorge
    Muy hermoso
    Desde el momento de despertar y tener conciencia de ser lo que se es y saber el camino a seguir, ¿será el corazón que nos muestra el amanecer lleno de sorpresas?

    " Un cambio al amanecer 28. 08. 2012
    --------------------------------------------------------------
    Una vez cambiando mi sombra me encuentro frente a una desconocida, la miraba y la miraba tratando de pensar quién podría ser, seguramente una sombra que se equivocó de persona, pero en algo pequeñito concordaba conmigo, no sé porqué pero en ese instante me di cuenta que había sido un error mi cambio y quise recuperarla nuevamente pero sin éxito. Me seguía a donde iba, me costaba pensar que era yo. Pareciera que algo extraño me había cambiado mi ser, ¿qué podría ser?. Me sentía como nueva, como un nuevo ser que me acosaba y al mismo tiempo me gustaba ese cambio. Será que la vida la veo desde otra perspectiva o que los días, meses y años se van sumando, la vejez tan cerca se siente, tal vez se presienten los años encima y se quiere gozar el resto de los días desde el amanecer hasta el crepúsculo. Es cierto que cada día es un regalo más y ¿porqué cambiar mi sombra? Si el cambio se produjo inesperadamente y con razón. La vida es bella y nuestro corazón nos muestra el amanecer como símbolo que cada día nuevo nos espera, lleno de sorpresas ya sean penas o alegrías. "

    ResponderEliminar
  4. Anónimo9:43 a. m.

    Nada más perfecto que respirar el mundo...Me encantó el texto.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:48 a. m.

    Me gustó Jorge, te invito a que participes de mis grupos La Generación de las Palomas y Los Círculos, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:51 a. m.

    Muchas gracias por este inesperado regalo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:43 a. m.

    Me gusta mucho tu nuevo estilo de escribir poesía

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida