A Jean Seberg


He aprendido con sangre,
lo que se aprende con dulzura cuando niño.

Una sangre sin color, esa que no circula por el cuerpo
no es húmeda, no lo es
pero se va, se va, de mí se va, se va.

Ya es tarde  para el lamento
eso  también lo aprendí
como el río que no llega al mar
se queda  seco de tanto, de tanto deseos de mojar.

Una lágrima es salada,
siendo lágrimas no es igual a otra, ni a otra , ni a otra
llore usted cuando deba llorar
llore usted cuando no deba llorar
llore usted…
que las lágrimas son para llorar.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo8:51 p. m.

    Bello Jorge, gracias por compartir tus poesías

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:34 p. m.

    Como supo que llore?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5:58 p. m.

    Sí, son para llorar, es decir para limpiar el corazón y la mente de dolores ingratos, malas energías e indiferencias... Luego, las lágrimas se transforman en brillantes para vivir.
    Bella tu poesía, querido amigo,

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:59 p. m.

    Hola Jorge
    Bellísimo, muy hermoso
    saludos

    Un poema de hace diez años atrás

    Lágrimas sin respuesta

    Una lágrima
    moja ese rostro
    esperando respuesta.

    Sin mostrarse al viento
    recorre los caminos
    de un corazón angustiado.

    Aquella lágrima
    húmeda y valiosa,
    fluye en un río de agua dulce,
    se deja llevar sin rumbo fijo.

    ¡Navega lagrimita, navega!
    Cruza el universo del corazón,
    encontrarás
    una sonrisa y una caricia
    consoladora.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:02 p. m.

    Bonito. Te ablandas mi bello Negró? Amiga,

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:08 p. m.

    Pensé en tu generosidad para compartir lo que creas y lo que descubres.
    Va este texto de Goethe que entrego a Face Book en algunos días más
    Abrazos
    luis

    Perseverancia
    Goethe
    No seremos nunca segadores
    De frutos dorados y maduros
    Si no hemos sido sembradores
    Que han regado con lágrimas los surcos

    No es algo que sólo heredamos
    Este místico mundo de los hombres
    El campo de la vida da lo que plantamos
    Una cosecha de espinas o de flores

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:26 p. m.

    Mas que verdad Jorge y que bien hace , no lamentarse , dejar de ser víctimas y llorar cuando salen las lágrimas!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1:06 p. m.

    Pero me hubiera gustado reemplaza la palabra "usted" por "tú" o, simplemente, haberla sacado. Es raro, pero siento que el "usted" fuera puesto después de haber sido escrito el poema, como a la fuerza. Pero eso ya es algo personal y cosa de gustos, jaja.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8:31 p. m.

    Si hubiesen lágrimas...

    ResponderEliminar
  10. Anónimo11:21 a. m.

    Buen comienzo para esta mañana. Gran poema

    ResponderEliminar
  11. Anónimo5:26 p. m.

    Estan muy hermososo tus poemas!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés