Cosas de verano

Su sal y mi sal.
Dos gotas que juegan en el cuerpo,
caen, una vez en sus pechos otra vez en su vientre,
luego se acopian en mi boca,
una a una, una a una en mi boca
como quien hojea un libro.

Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo10:30 p. m.

    wow, sensualidad veraniega, felicidades y felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:31 p. m.

    Estas cosas, no?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:33 p. m.

    Hola, Jorge
    Me salió esta continuación
    Vidas de ojos

    Eran dos ojos:
    Juntando muchos mundos,
    Ya se encontraron.

    Eran dos ojos:
    Hicieron muchos mundos,
    Se separaron

    Eran más ojos:
    Juntaron muchos mundos,
    Los encantaron.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:35 p. m.

    Gracias Jorge, saludos.

    R

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:38 p. m.

    Me gustó, qué sabroso se lee.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:40 p. m.

    Que hermoso Jorge!!!!

    ResponderEliminar
  7. Anónimo10:33 a. m.

    Precioso poema, gracias,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida