Le Jour et la Nuit

Le Jour et la Nuit

Cuándo me mires hazlo con tus dos ojos,
el primero será para que me veas
el segundo para que me entiendas.

Jorge J. Flores Durán.

Comentarios

  1. Anónimo1:03 p. m.

    ........tan simple y tan bello!!
    ...gracias!!

    Claudia

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:44 p. m.

    Bello poema...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:27 p. m.

    Eso esta bonito. Maranto

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:34 p. m.

    extraordinario

    Jaime Hales

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:02 p. m.

    simplemete bello

    ResponderEliminar
  6. Anónimo8:10 p. m.

    ¡¡gracias!!!
    maría amalia

    ResponderEliminar
  7. Anónimo8:15 p. m.

    muy hermoso jorge,que comiences el año con la
    mirada del poeta que regala sus palabras con la
    ternura del sabio.

    con afecto.
    charles.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo8:16 p. m.

    Gracias!!!!!
    Un abrazo
    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:41 p. m.

    Hola. Jorge
    Perdona la lata
    Carina, mi mujer, dice que no me vas a mandar más textos si te infrinjo estas cosas tan complicadas y sin sentido.
    Abrazos
    Luis Weinstein

    El Nacimiento de los Cíclopes

    Le Jour et la Nuit

    Cuándo me mires hazlo con tus dos ojos,
    el primero será para que me veas
    el segundo para que me entiendas.

    Jorge J. Flores Durán


    Urano y Gea no conversaban mucho. Madre e hijo , al mismo tiempo pareja… Relación germinal, asiento de un primer balbucear acerca del lento camino para ir avanzando desde el caos hasta una nueva unidad, hacia el micro cosmos, hacia lo humano.
    Lo humano poético
    Urano , el cielo inmenso, sólo cubría, a Gea, incesante, irredimible. Un amor de trueno y luz cegadora sentido hasta en los confines del cosmos. Sideral, energía pura, nacían los hijos, dioses y gigantes y Urano , insensible, los escondía en el seno de Gea, la tierra.
    Confusa, sufriendo, Gea vacilaba.
    El Amor, el primer Eros, vidente, le aconsejó. “El destino lo ha definido. Para llegar al ser humano de verdad, inevitablemente a través de muchas generaciones , debemos confiar en Cronos, el tiempo, tu hijo menor.
    El neutralizará a su padre
    Después, el problema será el propio tiempo, habrá que apoyar a tu nieto Zeus, constructor de sentidos. Allí deberás contar con tus hijos gigantes, los de un solo ojo, los tres cíclopes.
    Los humanos necesitarán verse y entenderse, comprenderse y explicarse…llegar a un sólo ojo. Los cíclopes deberán estar del lado de Zeus , de la evolución , aportando con su mirada única, la intuición y la razón , el afecto y la espiritualidad
    Para eso les ayudará su contextura de gigantes, el hecho de contar con el rayo, Con la gran luz, Con lo instantáneo. Con eo don de detener el tiempo de una sola mirada”ea

    Gea miró al tiempo con dos miradas, lo vió y lo entendió.
    Luis Weinstein C

    ResponderEliminar
  10. Anónimo9:01 a. m.

    Bello, simplemente bello
    Ximena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés