Dolor sin dolor, poemas de dos mujeres (Clara Janés y Maximine)

Dolor sin dolor, poemas de dos mujeres
traducción y adaptación literaria de Jorge J. Flores Durán





Yo pido

Prisionera de un pánico invencible,
y aunque sé de la inutilidad de todo sueño,
desde esa cárcel torturante que es la vida,
pido la autonomía total del hombre
y mi derecho a no justificar absolutamente nada
su existencia.

Clara Janés
Del libro de alienaciones.



Ella seduce más que la nieve
Más que una estrella al caer
El espejo de la noche de verano lo deja ver
sus palabra le han tendido un trampa.

¿Qué es lo que quiere ella? Que amemos
Que la amemos y que la sigamos amando
a ras de los lagos negros lava la muerte
cada vez que las voces la retengan…

Maximine

Extracto de Somme d´amours
Arfuyen ediciones

Comentarios

  1. Anónimo10:16 p. m.

    Muchas gracias,Jorge
    Te siento compartiendo una triple inclinación poética bien integrada: creas tu poesía, vas descubriendo textos, autores,vetas poeticas, enseñas y comunicas...
    Te envío el poema en referencia
    Abrazos
    Luis

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:17 p. m.

    Muchade gracias , Jorge
    ¡Un gran regalo!
    No conocía a ninguna de las dos poetas.
    Los dos poemas me llegaron, me tocaron . Me vinieron estas líneas,silvestres
    Tú serías tan gentil como para enviarme los textos en word. Cuando tengas un tiempito No los puedo guardar.
    Abrazos
    Luis

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:07 p. m.

    LA PREGUNTA ES LIBERTAD
    Luis Weinstein

    En toda estación
    pregunta,
    Con vientos y estrellas y fuego,
    Con miedo,
    Cuando viajan las hojas
    Pregunta,
    Si hay destierro helado,
    Si sueña el sol silvestre,
    Si tu desapareces,
    Pregunta.

    Si tengo el nudo inmenso
    Dime que pregunte.
    Si la marea regala un mirar íntimo,
    Si silencian los fulgores del amor,
    Pregunta,
    En los brotes plenos humeando poesía,
    En la muerte nieve nada,
    Pregunta

    La pregunta es libertad

    En la estación del niño
    Cuando asombran
    Sus preguntas:
    Por qué, rítmico, insistente,
    De dónde vienes tú, redondo,
    Qué hay más allá, más allá. Más allá…
    Pregunta en ola interminable,
    Por qué,
    Después,
    De dónde,
    Tú,
    Yo,
    Qué hay más allá, después,
    De dónde,
    Tú.
    Yo,
    Qué hay más allá, después,
    De dónde,
    Tú,
    Yo,
    Qué hay más allá, más allá, después,
    Sencillo, silvestre preguntar.
    Y tú huyes,
    Pides ayuda,
    Te rindes, transas, mientes, hieres
    Por qué
    No das la mano a estas preguntas
    Y las acercas a las tuyas,
    Como el río al mar.

    Cuando llega la estación del amor,
    Con todos sus colores,
    Pregunta,
    Con asombro, con tu miedo,
    Con tu ser niño,
    Por qué nosotros,
    Por qué no el otro, por qué él,
    Por qué nosotros y no todos los otros.

    Cuando respiras grande y pequeño,
    Cuando se acerquen a la poesía,
    Cuando empiece el huracán del cosmos,
    Si el cuerpo se transforma en mirada,
    Cuando el tercero acecha peligroso, implacable,
    Si el nudo duele desde la sombra y antaño,
    Pregunta,
    Aunque abrume como tajo brutal de amapolas,
    Pregunta hasta las primeras vertientes
    Donde ciega la luz porque nace tu certeza.

    Pregunta, en la estación del miedo,
    Cuando el terror recorre hasta las últimas galerías donde
    Quieren apresar al infinito.
    Si hay furor de relámpagos en acantilados
    Insurgentes,
    Cuando el pesar estalla
    Como el más obscuro de los astros,
    Pregunta

    Pregunta, por ejemplo,
    Por las palabras vivas de los amigos muertos,
    Pregunta dónde están,
    Las más queridas, las últimas, las más de ellos
    El gesto luminoso,
    La pregunta que nuca le hiciste,
    La melodía única de sus ojos,
    Pregunta,
    Desde tu raíz trizada,
    Desde tus inmensas tormenta,
    Pregunta
    Pregunta la pregunta para darles nuevos amigos
    Pregunta la pregunta que puedan sembrar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés