Ahí quedaron tiradas las palabras, ahí quedaron, a vista y paciencia de todos.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo7:45 p. m.

    Cuando se fueron todos, a un guiño de la noche, las palabras sonrieron y volvieron a ser poesía.
    Luis W

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:06 a. m.

    y ahí quedaron las heridas, con su sangre a la vista y paciencia de todos
    C

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:55 p. m.

    ¿Solas las palabras
    sin nadie que las diga
    huérfanas de voz, de oído, de gritos, de páginas?
    Víctor C.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida