Gonzalo Rojas

Les propongo este juego de escritura. Jorge.
La pregunta es: Este texto está construido con un 99% de un hecho real y con 1% de ficción.
Según ustedes ¿Cuál será ese 1%?


Sábado de lluvias II

Me encontré en las puertas del museo, inmediatamente algo sentí, algo presentí. Un hálito oscuro me empujó hacia las cajas ―¿Cuánto vale la entrada?― Pregunté a una pareja de jóvenes que me miró incrédulamente y sin palabras me preguntaron ―¿Usted viene a la exposición?― Ellos se refiereron a la del poeta Gonzalo Rojas llamada Esto y el Relámpago, sin palabras le respondí que sí, que a eso he venido, los jóvenes reaccionaron al verme sacar un billete para pagar la entrada, al unísono me respondieron ―hoy no se cobra, la entrada está liberada― en mi rostro se expresó la alegría de la notica, el dinero ahorrado me podrá servir para tomar un café a la salida del museo. La instalación de la obra tiene la misma atmósfera del hálito oscuro del que me refería al inicio, me recordé de mi niñez, es la misma sensación que al subirme al “Tren del terror” oscuro y tenebroso, a poco andar me fui dando cuenta que me encontraba solo, no había más asistentes en los salones, sensación que continuó hasta asegurarme que estaba verdaderamente solo, no fue miedo el que sentí sino sorpresa, pues si la entrada estaba liberada por qué no hay mas persona aquí. En el montaje de la obra se escuchaba la voz del poeta tan potente como característica, en sus paneles se pueden leer los poemas, en otra sala hay objetos personales que dan testimonio de la vida del autor, cuando llegué a esa sala vi una estatua de cera de tamaño natural, que hablaba igual que Gonzalo, ―como me gusta adivinar ―supuse que alguien (de muy mal gusto) se le había ocurrido que desde esa estatua se podían escuchar los versos, pero quedé decepcionado pues cuando me acercaba solo decía ―buenas tardes joven, buenas tardes― . No había público, ni personal del museo a quien preguntarle sobre porqué la estatua de cera no funcionaba, esas ausencias me dieron la libertad para acercarme e inspeccionar la estatua y pensé que a lo mejor apretando un botón o tocándole la mano se podían finalmente escuchar los poemas, bueno fue lo que hice, le toqué la corbata y escuché lo siguiente ―¿Qué le sucede joven, por qué me toca la corbata?― Y aunque ustedes no lo crean empezó a caminar apoyado de su bastón, y me preguntó a qué había venido, le respondí que -a verlo a usted- me peguntó el por qué del ausentismo, ¿Pagó la entrada? Me dijo. No… le respondí, está liberada sentencié, -ummm debe ser por eso que nadie viene- terminó diciéndome. Luego de unos segundos comprobé que no era una estatua, sino que era en mismísimo Gonzalo Rojas.
Jorge. J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo6:32 p. m.

    Me gusta la ficción!
    El 1% de ficción es lo que le da sentido al 99% de realidad
    un abrazo
    JC

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:44 p. m.

    La parte de ficción corresponde a los hechos acaecidos en torno a la corbata...o no?
    Martita

    ResponderEliminar
  3. realidad y ficción , el límite es frágil

    besitos de luz

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:43 p. m.

    Querido negro, no era Gonzalo...el mismísimo...él no estaría solo en ninguna parte que no sea su casa...lo más seguro es que pierdo...¿aprovechaste de ver el documental al fondo de esto duerme un caballo que yo hice?...o estaba apagado...jejé...besitos soledad

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:50 p. m.

    yo creo que la ficcion era que estaba lloviendo.
    Todos estaban aprovechando el sol.
    por qué entonces iba a pasar algo así?

    Pilar, madrid.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5:52 p. m.

    gracias Jorge por este texto excelente! Mi 1% de juego es que no llovía...Mil gracias por tu juego porque propone mil y una reflexiones a partir de esa incitante construcción.
    Lucia S.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:13 p. m.

    Supongo que el 1% corresponde a la gratuidad de la entrada. Entiendo que el modelo socio económico imperante en Chile no deja espacio a la gratuidad en ninguna actividad, ni siquiera cultural. Me gustó el relato.
    Michel

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2:14 p. m.

    Excelente Jorge: El 1% debe ser el que en realidad nunca le tiraste la corbata. Saludos,
    Manuel Miranda

    ResponderEliminar
  10. Anónimo2:36 p. m.

    Me pareció muy divertido el texto. De hecho voy a ir al museo a ver si me encuentro con don Gonzalo. (Je, je).

    ResponderEliminar
  11. Anónimo8:32 a. m.

    Esta super bueno pero no se cual es el falso... talvez que n unca se ha cobrado entrada...
    mis saludos
    maría amalia

    ResponderEliminar
  12. Usted construye el relato basándose en un hecho real, su visita al museo fue real (99%).
    El desarrollo del relato , ese 1% de ficción es su propio viaje imaginario por el museo. Como dice JC en el primer comentario el 1% de ficción es lo que da sentido al 99% de realidad en su texto.

    Es una posible solución a su pregunta.

    Gracias por sus ejercicios son entretenidos e invitan a la participación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés