Victoria y Staveney de Doris Lessing

Victoria y Staveney
ISBN: 2081233452
de Doris Lessing


Traducido por Jorge J. Flores Durán
…Diálogos de la piel

“A Doris Lessing, Premio Nobel de literatura 2007. Después de Las Abuelas y El hijo natural (ambos editados en Flammarion), Doris publicó en 2008, a sus 89 años, la tercera novela corta, Victoria y Staveney, que aparece hoy en francés. Es una historia ejemplar, una fábula, que le permite a Doris Lessing, una vez más, decir a su manera, corrosiva, en un relato aparentemente liso, todo la podredumbre y la hipocresía social.” Dice un periódico galo
Vamos con la historia…..
Victoria es una chiquilla de 9 años, espera en el patio de su escuela, para ser recogida junto a otro alumno Thomás Staveney, ella no sabe quién vendrá a buscarla porque su tía, (quien la acoge luego de la muerte de su madre), acaba de ser hospitalizada. Piensa que se han olvidado de ella, mientras que Thomás se va con su hermano mayor, Edward. Victoria ya no contiene las lágrimas y el dueño indio del café-boutique vecino, Mr Patel, trata de consolarla. Luego de un largo momento llega un joven desesperado, (Edward). Dice buscar a una chiquilla, la que debía haber regresado junto con Thomás. Esa niña es Victoria, el error se produce pues Edward no presta atención a Victoria, porque es negra.
Edward, viniendo de una familia rica, liberal blanca, antirracista y negándose a educar a sus niños en escuelas reservadas para los blancos, se siente terriblemente culpable. Lleva a Victoria a su casa, donde debe pasar la noche. Ella descubre una casa muy confortable, de enormes dependencias, donde un dormitorio puede abarcar " todo el departamento de su tía". Una mujer rubia y cariñosa, pero apremiada, es la madre, Jessy, actriz, al igual que su ex marido, Lionel. Victoria pernocta allí, pasando una noche angustiosa, y a su vez mágica.
Luego, regresa a su diario vivir de chiquilla negra, que crece con penurias materiales y psíquicas. Su tía muere y Phyllis Chadwick, la mejor amiga de ésta, la acoge en su familia. Crece, aflora su hermosura, siendo una bella adolescente resaltando su peinado afro. Debe trabajar para aportar con dinero a Phyllis.
Sin embargo ella no olvidó a los Staveney, le gusta volver a visitar su casa. Es así es como se reencuentra con Thomás. El tiene 17 años, ella 19, vuelven a verse, salen juntos, finalmente terminan haciendo el amor. Nada de esto perdura, luego de un corto tiempo se separan. Victoria queda embarazada producto de esos encuentros apasionados, decide guardar silencio y no contar nada. Después del nacimiento de la pequeña Mary, se casa con otro joven Sam, un músico negro, y tienen otro niño, Dickson. Una noche de vuelta de un concierto Sam se mata en un trágico accidente automovilístico.
Todo cambia cuando la joven viuda se reencuentra con Thomás, ella le confiesa que Mary es su hija.
Es aquí cuando la novela de Doris Lessing cambia y su relato es despiadado a través de las reflexiones de Edward; continuemos con la presentación
Edward, desde hace tiempo se siente culpable de no haber visto a la chiquilla negra en el patio de la escuela, tiene dudas sobre la paternidad de su hermano, y exige que se hagan una prueba ADN. Sus abuelos Jessy y Lionel, al contrario están encantados con la nieta mestiza. La familia de la pequeña Mary se divide, a pesar de los puntos de vista difeerentes, la pequeña Mary con su piel color caramelo, siempre será una Staveney.

Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida