La condición poética

Escribiré hasta que todo el mundo se olvide que he nacido. El sentido final de la poesía es el olvido. Todo acto del poeta va dirigido a desaparecer, cada verso, cada poema es un grito inverso, su voz está en la distancia inconmensurable del silencio.

Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. todos hacemos lo mismo
    escribir hasta que la huella se haga un fantasma

    un abrazo solidario

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:19 p. m.

    Estimado poeta,

    estupendo texto. Así es y no es malo que así sea. Todo, al fin, desaparece: "¿Qué se fizo el rey don Juan,/los infantes de Aragón, qué se fizieron?...", como dice Jorge Manrique. Aunque también es posible pensar con Paul Valéry: "Toda ternura permanecerá" (cito un verso desde mi memoria desmemoriada). Una obra de arte no es menos bella porque es frágil. Es bello el acto del poeta escribiendo con la convicción del olvido (podría no hacerlo, pero insiste: es más noble y bello entonces ese acto poético, conmovedora su tenacidad y gratuidad). Me ha emocionado lo que leo, categórico: "El sentido final de la poesía es el olvido". Un día moriremos, sin embargo, nadie nos podrá negar el hecho de haber sido parte de los invitados a este "festín"; hemos sido parte de la creación, estamos inscritos en los registros de universo, para siempre, aunque no existiera nunca más nada, existimos un día, y lo mismo nuestra poesía. Un poeta amigo, el mítico poeta Molina, me decía: "Basta un solo verso para justificar la vida de un poeta". El asunto es creerlo o no. Yo lo creo. El silencio también me interesa, el silencio pleno de los que tienen mucho que decir y se contienen por alguna razón superior, para escuchar, por ejemplo, qué nos dice el desierto, una noche solitaria, un niño que duerme; no el silencio que es ausencia.

    Bien, mi estimado poeta, si estás con tiempo, te espero el martes pasadas las seis de la tarde en el colegio, para ver lo de las tertulias literarias.

    Mis saludos,

    J. Miguel

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:24 p. m.

    hola como estas?
    que fuerte lo que escribes... te mando un abrazo en estos momentos terremoteados....
    saludos

    mar.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jorge... hermosas palabras las tuyas. Me recuerdan, en su esencia, la búsqueda por no-ser que mantuvo durante su labor creativa el poeta chileno Juan Luis Martínez.
    Nada, tal vez, repensar el hecho de que no sólo la poesía está destinada al olvido, sino, toda nuestra existencia , como parte de estigma que portamos de ser seres discontinuos. En algunas ocasiones, esta opción de desaparecer, es, precisamente, para torcerle la mano al sistema y no ser "desaparecidos", sino, desaparecer por propia voluntad, como un acto de rebeldía, en cierto modo, un "suicidio" de protesta ante la imposibilidad de permanecer.

    Eso...

    ResponderEliminar
  5. Hermoso.
    Muchísimas gracias por llegar hasta mi.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés