Stefan George




Stefan George, poeta excepcional de nacionalidad alemana, considerado el poeta más Simbolista de su país. Recientemente me he enterado que se ha editado su obra completa bajo el titulo Poésie complètes, edición bilingüe alemán-francés, por la editorial la Différence. 810 páginas , sin lugar a dudas es una muy buena noticia, conocí la obra Stefan George en los años ochentas en París, buscando unos libros de segunda mano encontré una edición de la poesía alemana donde aparecían dos poemas de él, Himnos y El día del aniversario, los que encontrarán al final del artículo. La obra poética de Stefan George, es un ejemplo claro -no único- de como las visones del Arte o sencillamente la utilización de este puede llevar a estigmatizar al poeta, mucho se ha dicho que la obra de Stefan George inspiró a los Nazi para proponer una nueva cultura, incluso llamándolo el poeta Nazi, como leerán a continuación en el artículo, la obra del poeta está lejos de esa constatación; una vez Bertold Brecht señaló que la poesía de Stefan George era pomposa y alejada. Stalin hizo lo mismo con muchos escritores como Dostoievski , Gorki, muchas veces es el tiempo que hace justicia es por eso que valoro inmensamente la aparición de la obra completa de Stefan George, donde las actuales generaciones no se verán privadas de estos hermosos versos, por el solo hecho de haber sido tildados ideológicamente.

A continuación entrego un resumen de un texto que he traducido desde el francés, como presentación del poeta Stefan George.
JJFD.

Stefan George
“Presenta al lector un trabajo de orfebre donde la emoción tan poderosa esté disimula en lo más hondo de la escritura”
Stefan George: un poète allemand .
Traducción del francés por Jorge J. Flores Durán


Nació en 1868 en Büdesheim, un pueblo que vive de sus viñas ubicado al borde del río Rin, no lejos de Bingen.
Stefan murió en 1933, el mismo año cuando la barbarie de la anticultura nazi imponía sus aberraciones y sus tinieblas al pueblo de los poetas, los pensadores y los músicos, subyugado e hipnotizado por un titiritero hábil que no veía ni comprendía las miradas criminales.
George, ha ocupado un lugar apartado en la literatura alemana, desde niño manifiesta una relación excepcional con el lenguaje, a la edad de 7 o 8 años inventa un idioma personal que lo llama “Imri” que comparte solo con algunos niños. Según sus biógrafos señalan que desde muy temprano se ve en él una propensión de juntar en torno a su persona un circulo elitista de personas, que posteriormente en su madures formará cenáculos de principiantes entorno a su obra.
En 1890 Stefan George, publica un conjunto de poemas titulado Himnos, naciendo un nuevo lirismo de lenguaje sonoro, musical, precioso, dejando atrás toda banalidad, todo sentimentalismo, las rimas son ricas y diferentes, de ritmo solemne, de construcción rigurosa y clara, muchos de sus poemas son verdaderas joyas luminosas, donde se encuentra la expresión culta de una belleza aristocrática.
En 1892, funda con algunos amigos una revista poética Hojas para el Arte. El grupo poético que anima (presenta) predica (preconiza) un arte espiritual, un arte para el arte. Stefan George publicará varias colecciones de poemas: El año del alma, la alfombra de la vida, El séptimo anillo. Educado en la religión católica, pierde la fe durante su adolescencia. Comienza a interesarse por reformas sociales; en una carta fechada de 1888, se declara " socialista, simpatizante de la “Comuna” y ateo“. Tenía entonces 20 años, lo que puede explicar en parte una afirmación tan sorprendente, sobre todo contrastada con su postura ulterior de una literaria aristocrática. Es así en 1888 se va al extranjero, con el fin de perfeccionar el conocimiento de las lenguas extranjeras. Después de Inglaterra, Suiza francófona e Italia del Norte, llega a París en marzo de 1889, donde descubre con un gran interés con el poeta francés Mallarmé y el Simbolismo. Inventa por segunda vez una lengua original e inspirada de las lenguas latinas, en la cual compone poemas que traduce luego en alemán.
Estas traducciones revelan a una técnica poética sorprendente que será su marca (señal) distintiva y profundamente personal extravagante: propones un idioma alemán enriquecido, precioso y exigente, multiplicando los neologismos y los arcaísmos. Prácticamente suprime todos los signos de puntuación, obligando al lector a descubrir la estructura, la arquitectura de la inspiración del poeta. Los sustantivos cuyas iniciales, en alemán son escritas en mayúsculas, pierden en su origen esta particularidad, lo que aumenta para el lector alemán la impresión de extrañeza.
Stefan George nos ofrece una obra extremadamente original, a años de luz de la lírica apasionada del joven Goethe o de Heine. Presenta al lector un trabajo de orfebre donde la emoción tan poderosa esté disimula en lo más hondo de la escritura e imágenes, pero donde sabe hacer increíblemente perceptible a través de la elección de las palabras, la música y el ritmo. Algunos de sus poemas pueden ejercer sobre el lector una fascinación verdadera, un hechizo verdadero y mágico.
Fin.

Poemas del autor.

El día del aniversario.

Traducción y adaptación poética de Jorge J. Flores Durán


¡OH hermana mía!, ven y toma esta ánfora de greda.

Acompáñame porque tú no has olvidado

lo que piadosamente nosotros siempre cultivamos

Siete veranos han pasado desde cuando lo entendimos

entonces conversamos con la misma fuerza del agua

la misma que tiene la fuente al levantarse.

Pero nuestros novios ya han muerto en el mismo día

volvamos entonces a la fuente, donde están los dos álamos

que con sabor se levantan sobre el pasto

Vamos a buscar el agua en el ánfora de greda,

hermana.



Himnos.

Traducción proporcionada por Paulina Muñoz

El Atlas azul en la tienda de campaña

Cubre la luna dorada y la faz de las estrellas.

Sobre el borde de un pedestal yacen

Las malquitas y los cántaros de alabastros


Tres cadenas de un semáforo de cobre

Soportan nuestros volantes estrellados de sostenida claridad.

Y envuelven un lejano pliegue de albornoz

Y, que no nos falte un manojo de arrayán

Pronto oímos el ruido del brebaje del oráculo

Hilados en alfombras de pelos suaves.

El muchacho confía en cada ángulo


Se inclina digno ante el hopodar...*

Me doy cuenta como en una fuente mágica

El tiempo pasado donde yo aún era un Rey.



*hospodar: sinónimo de Gospodar, título
Principesco en Montenegro, o bien proveniente de hospedar.

Comentarios

  1. Se agradece la difusión de autores que en lengua hispana o en el mundo libresco chileno no suelen circular. Me gusta la frescura de estos versos, la honestidad del hablante.
    Creo que seguiré su impulso y subiré algunos poemas de poetas que creo urgente rescatar.

    Saludos, Mauricio Mena

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:51 p. m.

    Una opinión que he recibido.

    Gracias, Jorge, por invitarnos a dialogar, por compartir lo que te interesa y te sorprende

    Para mí es novedosa aquello de la relación de Kafka con George. Los dos están como fuera del mundo, de un modo distinto, ahondando en sus respctivas órbitas, lejos de la cultura dominante .Kafka, sutil, como preñado de infinito,como sospechando del mundo con un hálito metafisico,desapegado...Stefan George en la estética, con círculo de discípulos, didáctico, como superior al mundo, por momentos escultórico, eterno...Es algo nuevo para mi, después de leer bastante sobre Kafka y poco sobre George, pero si interesante desde el punto de visto de las complemetariedades entre individualidades diferenciadas y muy diversas entre sí.

    Es cierto que a George lo trataron de coaptar los nazis y por eso, dignamente, se refugió en Suiza, donde falleció el año del ascenso de Hitler, el 33

    Un gran Abrazo y Felcidades para ti y ls tuyos en el tránsito al 2010 y en el curso de este nuevo año

    Luis W.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés