Orlando Figes: La URSS vista de boca a oreja



Orlando Figes: La URSS vista de boca a oreja


Traducción del francés por Jorge J. Flores Durán

Los rusos no necesitan “hablar bajito” como lo hacían en la época de Stalin, pero tienen una suerte de memoria colectiva de represión, lo que hace que tengan un hábito de auto censurarse y de conformarse con una actitud “políticamente correcta”.





Pregunta: Este libro tiene como objetivo entregar los murmullos del asfixiamiento de las víctimas de Stalin.

Orlando Figes: Hay dos expresiones en Rusia para referirse al Murmullo Sheptchushi interpreta a quienes no quieren ser comprendidos, y Sheptoun es una palabra que nace de la época de los Goulag son los que hablan a espaldas de otro, más exactamente un “Soplón” pagado por la policía. La misión de mi libro, que la he tenido en mi cabeza desde mucho tiempo de estudio, consiste en rencontrarme con toda esa generación educada en el silencio bajo Stalin. Primero empiezo por visitar a familias conocidas, posteriormente hago citas con sus amigos, he quedado muy golpeado por el contraste entre la austeridad de la vida pública en la URSS. Y la cálida vida privada de las personas. He querido entregar la palabra a esas personas normales que reflejan la “verdadera” vida bajo Stalin, según mi parecer los testimonios no se encuentran en los documentos oficiales. La única forma de preservar esta palabra es hacerla de manera de historia oral. Entrando en una zona prohibida de la historia, haciendo preguntas intimas sobre sus familias, los sentimientos, las creencias, todo lo que la gente no habría podría expresar antes de 10 años. La misión es urgente. Más de la mitad de 454 personas entrevistadas para este libro ya han muerto.

Pregunta: Continúa usted confiando en los comentarios de voz baja

Orlando Figes: La Glasnost de los años 1990 está seriamente amenazada hoy en día. La libertad de palabra nuevamente es limitada, y el Régimen de Medvedev-Poutine esta re-escribiendo una versión mejorada del periodo de la Unión Soviética (incluida la época Estalinista) a través del control estricto de los medios de comunicación, la censura de los libros, enjuiciamientos a los historiadores y actos de intimidación contra las ONG tales como Memorial. Los rusos no necesitan “hablar bajito” como lo hacían en la época de Stalin, pero tiene una suerte de memoria colectiva de represión lo que hace que tengan un habito de auto censurarse y de conformarse con una actitud “políticamente correcta”.

Pregunta: ¿La Historia puede fundarse en recuerdos… emociones?

Orlando Figes: Nosotros nos hemos esforzado en verificar, lo que nos han contado nuestros héroes, con las historias de sus familias y sus experiencias, finalmente con los documentos de archivo. Pero por supuesto yo pienso que es importante adjuntar a la verdad histórica. Es necesario que el lector se conmueva al comprender, yo no soy ese tipo de historiadores que les dice a sus lectores lo que deben comprender o pensar. Mi análisis es implícito en relación a mi ética personal, la historia para mi es la de la literatura.

Leer: Los Murmullos. Vivir o sobrevivir bajo Stalin de Orlando Figes ( 792 p.)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés