El Espejo


No escribiré, como se acostumbra, es decir para lo que sirve. Hablaré sobre él como objeto,  un buen espejo es de cristal, pero es difícil reconocerlo en comparación a una copa, todos en alguna oportunidad hemos deslizado el dedo por su borde hasta que suene y ahí decimos que es de cristal, pero con un espejo no se puede hacer. Para que un espejo sea un espejo se necesita que el cristal esté pintado por detrás, “un plateado”, como lo llaman los “Vidrieros” así nace un espejo. Como todo, los cristales tienen sus categorías, y está en su espesor, a mayor espesor  mejor cristal, ¿pero como se sabe el espesor de un cristal? Si generalmente están enmarcados y colgados en las paredes, difícil misión.  Con los años aprendí un truco, si tu acercas tu dedo índice hacia la superficie del espejo hasta tocarlo, veras que hay una diferencia entre tu dedo y el dedo reflejado, esa diferencia es el espesor del cristal transformado en espejo, a mayor distancia mejor calidad del cristal.
Ahora una la reflexión. Lleva tu dedo al corazón de la persona que amas, si ves una distancia,  existen dos respuestas, daré una pista… con el amor es al revés de como se reconoce un buen cristal.

Comentarios

  1. la luna del cristal siempre tiene sus misterios
    y reflejarse en ella es todo un viaje

    así como llevar el dedo al corazón de quien se ama...la respuesta quizá no siempre es la que nos habíamos proyectado

    besitos de luz
    felíz semana jorge

    ResponderEliminar
  2. Elisa...Lichazul. un amiga poeta me escribió esto por el correo.

    "la distancia que yo veo, es la distancia que para mí existe, deberé tal vez pedirle a la otra persona que toque a su vez mi corazón .... que me diga lo que vió, que comparemos miradas, que cotejemos distancias ... que dialoguemos N."

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente muy lindo! Entre de casualidad, buscando en el google una imagen de una escalera.

    Las casualidades no existen. Felicidades por el Blog, si queres pasate por el mío y leé alguno de mis desvaríos =)

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés