Alda Merini, poetisa italiana









El mundo de la intolerancia la encerró en la locura, una vez la escritora francesa M. Duras dijo "Para estar en la locura hay que ser muy inteligente." ¿qúe es Locura? ella estaba loca, pero no más que todos nosotros. desde el mundo de la intolerancia, salen los versos de Alda Merini para decirnos que todos tenemos el dercho de todos. Lamento la partida de la gran poeta italiana Alda Merini. Autora del la obra Terra Santa.



Jorge J. Flores Durán.



Roma, 1 nov (EFE).- La poeta Alda Merini, de 78 años, considerada la última gran exponente de este genero en Italia, falleció hoy en el hospital San Paolo de Milán tras una larga enfermedad, informaron los medios de comunicación.





Merini dedicó su obra a los excluidos y a quienes sufren y sobre todo a la locura, dado que ella tuvo que ser internada durante un periodo en un centro de enfermos mentales.

Estaba considerada la más grande poeta italiana viviente y una de las grandes escritoras del siglo XX en el país.

Comenzó a publicar poesías con tan solo 15 años y su primer libro, "La presenza di Orfeo" (1953), obtuvo los aplausos de la crítica, que hablaba de una "niña prodigio", que sin embargo tuvo grandes problemas en la escuela.

Su vida y su obra están marcados por una alternancia entre locura y lucidez, cómo se muestra en la que está considerada su gran obra "La Terra Santa" (1988), con la que ganó varios premios.

En otras de su obras, como "Delirio amoroso" (1989) e "Il tormento delle figure", la poeta describe la perdida de los sentidos con el amor.

El amor y el sufrimiento que conlleva será también el tema de libros como "Vuoto d'amore" (1991) o "Ipotenusa d'amore" (1992).

Otras de sus obras son "La pazza della porta accanto" (1995), "Folle, folle, folle d'amore per te" (2002) y sus últimos trabajos se publicaron en 2003, "Più bella della poesía è stata la mia vita", y 2005, "Nel cerchio di un pensiero (teatro per voce sola)".

En 1996 había sido propuesta para el premio Nobel de Literatura, una candidatura apoyada sobre todo por el premio Nobel italiano Dario Fo.

Textos
(Traducciòn : Poeta Jorge Flores Durán)

Locura




Mi joven y gran enemiga,

algún tiempo te llevé como un velo

en mis ojos, al conocerme apenas.

De lejos me viste, como blanco tuyo

y pensaste que yo sería tu musa;

cuando empezó la pérdida de dientes,

que aún me aflige entre tanto despojo,

compraste la manzana del futuro

para darme el fruto de tu fragancia.





EL MANICOMIO



Es una gran caja de resonancia

y el delirio se vuelve eco,

medida el anonimato,

el manicomio es el Monte Sinaí,

maldito, en el que recibes

las tablas de una ley

que los hombres no conocen.





Jorge J. Flores Durán

Comentarios

  1. Anónimo6:04 a. m.

    He llegado aquí por puro azar, buscando poemas de Alda Merini, porque estoy haciendo un master casero de poesía, que me arrastra hacia cualquier lugar donde huelo buenos versos, pero voy a aprovechar para consultarle un problema que tengo. A mí no me gusta la palabra poetisa, me parece decimonónica, no crea que le acuso de nada, hoy El País, uno de los periódicos más importantes de España la utiliza,y la veo más veces. Si yo hiciera versos y me llamaran poetisa firmaría con un pseudónimo masculino; me gustaría que me llamaran poeta. Le ruego que me diga qué opina sobre ello. Volveré a leerla si lo hace, le saludo

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:05 a. m.

    He llegado aquí por puro azar, buscando poemas de Alda Merini, porque estoy haciendo un master casero de poesía, que me arrastra hacia cualquier lugar donde huelo buenos versos, pero voy a aprovechar para consultarle un problema que tengo. A mí no me gusta la palabra poetisa, me parece decimonónica, no crea que le acuso de nada, hoy El País, uno de los periódicos más importantes de España la utiliza,y la veo más veces. Si yo hiciera versos y me llamaran poetisa firmaría con un pseudónimo masculino; me gustaría que me llamaran poeta. Le ruego que me diga qué opina sobre ello. Volveré a leerla si lo hace, le saludo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:54 a. m.

    PD.
    querrían que me llamaran LA poeta, no EL poeta.Pero eso sería si yo supiera o mejor pudiera hacer versos...

    ResponderEliminar
  4. Decimonónica lo es efectivamente. ¿Por qué la he usado? Vivo en Chile y aquí hay dos premios nobel de literatura una es Gabriela Mistral mujer y el otro es P. Neruda hombre, quizás ahí esté la base del uso de la palabra poetisa, para diferenciarlos. La diferenciación en este país es permanente, por el ejemplo se usa el apellido materno normalmente no como en otros países donde solo existe el paterno, personalmente uso mi nombre casi completo como un registro que existo que tengo dos fuentes. Poetisa o la poeta ¿en que cambia? Cómo se diría mejor el Mar o la Mar, el naturaleza o la naturaleza, una vez en un programa de TV se le preguntó a una mujer feminista la pregunta que yo la he puesto de ejemplo anteriormente, la respuesta al debes imaginar, es decir no significa nada diferenciarse así, en un mundo machista y misogeno según dijo la entrevistada.
    Te agradezco que me plantearas este tema, dirijo una tertulia literaria y es un buen tema para abordar, muchas gracias.
    Jorge J. Flores Durán

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3:42 a. m.

    Soy Anónimo/a, otra vez. Gracias por tu respuesta, has sido muy amable y me alegro haber hecho la pregunta que me surge cada vez que veo la palabra poetisa. Siempre me sugiere esas señoritas cursis del XIX que escribían ripios y los leían en tertulias literarias familiares. A mí "la poeta Gabriela Mistral y el poeta Pablo Neruda" me suena maravillosamente.Gracias por los versos de Alda Merini y por atender mi petición; seguiré viniendo por aquí.(y dialogando si se tercia), saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:50 a. m.

    PD. Siempre me dejo algo : el mar y la mar no me parecen un ejemplo equivalente, porque cualquiera de los dos suena bien, ninguno decimonónico ni cursi.Gracias y más saludos desde el otro lado del Atlántico.Ayer leí que Alda Merini decía que una prueba de la existencia de Dios era la existencia del Océano Pacífico y me pareció realmente encantador...

    ResponderEliminar
  7. Claro, cómo el mar sería decimonónico. Te agradezco tus comentarios y abraza ese mar que no veo hace años, pero sí lo siento cuándo enmudece el llanto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida