Una noche que estaba.*

Traducido del francés por Jorge J. Flores Durán


Una noche que estaba cerca de una horrible judía
Como a lo largo de un cadáver, de un cadáver extendido
Yo me puse a pensar cerca de tu cuerpo entregado.
A la triste hermosura de mi deseo intimo.

Yo representaba a su majestad nativa,
Su mirada vigorosa llena de gracia,
Sus cabellos, que son un casco perfumado
Entonces el recuerdo por el amor me revive.

Tu noble cuerpo con fervor hubiera besado,
Luego tus pies frescos hasta sus negras trenzas
Soltando el tesoro de profundas caricias.

Si solo en alguna noche, encontraras un llanto sin esfuerzo
Tu solo lo podrás −solamente−, ¡oh reina de las mas crueles!
Oscurecerás el esplendor de tus frías pupilas.

*Une nuit que J´étais… Charles Baoudelaire.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida