Intervención de Luis Weinstein




Dando la palabra al silencio
( Presentación en la” Casa Colorada” 6-11-2008
del libro“Si no recuerdas,lo haré por ti”
Poemas de Jorge Flores

Luis Weinstein

“Con maderas de recuerdos armamos la esperanza”
Miguel de Unamuno

Nos encontramos con un libro bilingüe, en español y francés, delatando la experiencia de un exilio fecundo, amasado en el dolor, donde el sufrimiento se ha vuelto sentido, diálogo cultural, integración de un mundo, apertura a la promoción de salud , a la poesía de ser humano.

Un conjunto de poemas sobre el drama de la pérdida de la memoria de otra persona, de un tú, del tú fundante ,de su madre, escrito en la plenitud de los recuerdos, compartido en dos lenguas y en una sola, la del espíritu, la del amor

Un poemario en la relación existencial del yo al tú, con la identificación profunda permitiendo al autor decir “ esta enfermedad no la padezco, pero es como si la padeciera…”

El texto se inicia morosamente con dedicatorias en forma de sentencias sentí pensantes, condensaciones de afectos, intuiciones, cimientos posibles de ensayos, fábulas, epigramas , poemas o piezas musicales: Al silencio sordo; A los ojos extraviados. Luego , el nosotros fraternal: A los familiares de los enfermos. Tenemos ya una tónica, un clima grupal, es el yo- tú orientado por el espíritu de sutileza

Entremos a la conversación sobre este Poemario sin mediaciones, como desde el tacto, a partir de algunas de sus palabras que parecen saltar del libro hacia nosotros…

“Si no recuerdas lo haré por ti. Por ti , víctima menesterosa, como un fantasma gris…”( prólogo)

“ No te acuerdas
o no lo puedes decir…

tu mirada se va, se va”( Poema Uno)

“Me miras
Con un pequeño gesto en tus labios…”( Tres)

“Me levanto y me acerco para saludarte, pero no,
Ese temblor de las manos me dice que nada ha cambiado…” (Cuatro)

“Si no recuerdas

Lo haré por ti,

Eres profesora, tu primera clase fue a los 18 años

Las últimas son cuando te vengo a visitar,

Trabajaste siempre con gente modesta,

Me decías , ellos son los que más lo necesitan…los pobres

Por qué te pregunté , para que se puedan defender,

Me respondiste.

La luz desaparece de la pieza , como si alguien la robara,

Me quedaré a tu lado como el infante que fui

Acurrucado como lo hacen los álamos en las noches frías”
( Poema Cinco)

“ No lo sabrás tú, que te llegó el sufrimiento
Dos veces…como los golpes en la puerta.”
( Poema 6)

Poesía que acoge , insinúa, emociona, describe, ilumina, recuerda. Poesía cristalina con un fondo mirando al infinito.

“Tú no recuerdas, pero sé que sientes,
Como lo hacen los metales cando escuchan los golpes del
Pirquinero”( poema siete)

Es la ambigüedad acogedora , en que la fantasía del hijo parece arrullar a la madre.

“Todo lo entregaste sin subrayarlo”( Poema 9)
El tono coloquial, la síntesis… nos permite, efectuando un plagio, subrayar la hábil amalgama de cotidianidad , sabiduría y emoción discurriendo por un texto tan personal como universal.

El hablante poético es el propio autor, con su íntimo desgarro Son sus vivencias de música y ternura Nos está comunicando algo propio y, a la vez, universal. Es el encuentro desencuentro, en una situación límite , con un ser muy querido, el más cercano posible, la madre afectada de Alzheimer

Jorge ha vivido otras situaciones límites, su secuestro y tortura a los 16 años, después de los cuales partió al exilio. Le tocó también la tragedia de tener dos hermanos que entraron clandestinamente al país desde el exilio en los años ochenta y fueron asesinados.

Ha sufrido, no se ha amargado, no odia, no olvida su cautiverio donde desapareció un amigo , no olvida la muerte de sus hermanos. Ha escrito Londres 38, testimonio sobrio y estremecedor de su cautiverio. Ahora nos habla, nos conmueve, desde la libertad de quien ha encontrado fortaleza, salud, sentido, en el sufrimiento sostenido por el amor.

Jorge, ser sensible, ser de recuerdos, de corazón, es poeta. Es biológica y existencialmente poeta . Poeta de vivencias y de palabras, de inclinación a hacer presente de las experiencias más reveladoras , de recordar a su madre que está y no está , porque, nos dice,
al nacer :
“ dormí sobre tu pecho
luego del llanto
como lo hacen las flores
cuando el viento las asusta”( Poema dos)

El libro tiene la multidimensionalidad de la poesía y del paradigma de los poetas que escriben y no escriben versos, el paradigma del asombro y la complejidad

Para empezar , posee la rara cualidad de ser sencillo y a la vez profundo. Sus palabras parecen recién surgidas, tibias, de la matriz del misterio

Poesía leve , como la lluvia de Pezóa Véliz que caía fina, grácil, leve; textos sucintos , sugerentes, encaminados a imágenes finales como “la brisa del mar que huye de las olas “( poema cuatro)y, sobre todo, ya en la línea de un notable haikú , sin duda de antología :
…”Conversaremos como lo hacen las estrellas,
Aunque distantes y mudas igualmente se saludan”( poema ocho)

Poesía que atañe a un gran problema médico y social, la demencia; concerniente al alma de un tema de comunicación y de concepción del ser humano: nosotros y el otro, el otro a la vez cercano y dolorosamente lejano

Leyéndolo, testigos de una experiencia plenamente vivida, nos sentimos sumidos en un laberinto de carencias, de vacío, en un anonadamiento: la incomunicación de una persona en la edad en que es posible alcanzar lo que es el máximo despliegue de la salud, la sabiduría. El Alzheimer exige, por paradoja la sabiduría de los cercanos. Sabiduría, para convertir el dolor y el temor en cuidado, en resignación, en aprendizaje

Jorge Flores da un ejemplo , diáfano, conmovedor. El continúa a su madre, el recuerda por ella. Él da a conocer como ella se reía de sus anécdota infantiles, de cómo aprendió de ella el valor de la educación , particularmente a los pobres que la necesitan para defenderse, aunque, también, en el plano estético, ella le compartió el gusto por el color azul y el contexto adecuado para poder ser poeta y hombre de bien

Todo nuestro existir descansa en una dimensión radical de la vida. Jorge Flores la hace explícita: “Te amo , madre eso tu lo sabes aunque lo hayas olvidado”( Poema Diez)

El texto nos regala una vertiente fundante del amor, la capacidad de identificarse con el otro como un tú , en una relación yo tú que apunta a la trascendencia.”Si no recuerdas …lo haré yo “

Difícil aprehender en todos sus alcances un homenaje tan maravilloso a esa madre en particular , pero, también, a todas las madres. Vuelve el recuerdo de Unamuno: si Adán hubiera tenido madre no habría cometido su desacierto( “el pobre Adán cayó-porque no tuvo madre, no fue niño”)…o de Tolstoi :” madres en vuestras manos tenéis la salvación del mundo “.

Khalil Gibrán escribe lo que podría ser un epígrafe para este poemario…”La madre , el prototipo de toda existencia, es el espíritu eterno pletórico de belleza y amor.” La madre que da el ser prototipo de toda existencia

Estamos frente a un poeta de vocación , de entrañas y de oficio , que sabe convencer, que se hace querible
“Me quedaré a tu lado como el infante que fui
Acurrucado como los álamos en las noches frías”( Poema Cinco)

Un poeta de la vida , del encuentro, de la creatividad en la comunicación y del hallazgo de la verdad en el sufrimiento, de la revelación del abismo que exige toda nuestra fe ante una enfermedad que nos priva de la comunicación; poeta de la expresión de una instancia de amor.

El libro nos trae a la conciencia la imperiosidad de ensanchar, de ecologizar, de complejizar el como vemos la realidad, como vivimos nuestro sentido común epocal donde tiende a faltar el sentimiento y el espíritu.
Es Hölderlin, diciéndonos que poéticamente vive el ser humano; es Novalis , recordándonos que la poesía es la medicina trascendental. Son cosas que sabemos aunque las hayamos olvidado. Verdades mudas como las estrellas… sobre las cuales , ayudados con textos como el de Jorge Flores , conviene que empecemos a conversar.
Gracias, Jorge, por darle vida y alma al silencio sordo, Al dolor de ser desconocido.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés