El Sueño de Bismarck.


Arthur Rimbaud,
Aparece lleno de silencio y de sueños

*Jorge J. Flores Durán.

Arthur Rimbaud, aparece en pocas líneas. En un texto llamado El sueño de Bismarck, firmado con el seudónimo de Jean Baudry. Un joven cineasta francés lo descubrió este año, en una tienda de brocantes. Daremos fe del hecho.
En una primera lectura del texto uno tiende a resistirse, lo que se lee - sea del autor o no - en sucesivas lecturas se cede y suelta el enojo. Se descubre la música y la retórica del poeta /llena de silencio y de sueños/, este verso descontextualizado, bien podría quedar en los labios de un(a) enamorado(da), sin embargo, el sentido del verso está en la raíz del texto, el silencio son los preparativos de guerra, son el alistamiento de los ejércitos de línea, el sueño es del canciller Bismarck. No es mi intención analizar los hechos históricos, pero quiero recordar que el “sueño” llevó a Prusia a declararle la guerra a Francia, y ganarla con la anexión de Alsacia y Lorena, un año después las fuerzas prusianas sitian la ciudad de Paris. Estos hechos van al unísono de la Comuna de Paris, el gobierno francés prefiere claudicar antes que los obreros parisinos se rebelen.
El texto descubierto viene con un subrayado que fue escrito cuando el poeta tenía 16 años, algunos críticos se han adelantado al juzgarlo como “texto patriota”. Difiero de ese comentario, preferiría decir que es un texto antimilitarista, sentido que luego se conocerá en la obra del poeta.
La imagen que nos entrega otro verso /índice encorvado camina, sobre el papel/ se está hablando de un mapa de cartografía militar, que usa otras escalas topográficas que hacen ver muy de cerca las líneas fronterizas, también es el dedo ambicioso y anexionante de las cúpulas de poder de los países en conflicto, que dejarían miles de muertos /Que deliciosas nubes de humo emite su pipa feliz/ las nubes serán los Campos de Marte humeando y la pipa feliz es el triunfo personal de Bismarck, que ha pasado a la historia como el militar que unificó a la gran Alemania y sometió al pueblo alemán a un régimen más conservador, sin libertad ni democracia.
Una última observación, a pesar de que el texto fue escrito en el siglo XIX, conserva el sentido de protesta a las políticas militaristas de los imperios, quizás hoy quien esté fumando la pipa feliz sea Georges Bush y su garra esté indicando otro país del Oriente. Quién sabe si lo hará nuevamente. Como diría el poeta /Usted llevará eternamente su nariz carbonizada entre sus ojos estúpidos/
Le damos la bienvenida a Arthur Rimbaud al siglo XXI

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida