Bloqueo al pueblo libanés


Cuánto vale la vida en el medio oriente, vale menos que nuestra indiferencia, nuestra indiferencia a la brutalidad. Las páginas de los diarios se llenan de sangre y nadie dice nada, seguimos mirándonos el ombligo como decía José Donoso. Solamente nos interesa nuestro dolor, el sufrimiento nos ha hecho mezquinos, indolentes. No hay fuerza para protestar, frente a la política genocida de la administración israelita, nuestros senadores y diputados no están disponibles para manifestarse. La paz solo es para nosotros, un pañuelo blanco, un signo que está en el cajón de los recuerdos, no hay fuerzas para protestar, para manifestar. Seguimos metidos en el hoyo que nos dejó la dictadura, sin poder levantar la cabeza y pasar a ser ciudadanos de verdad, ese que no acepta la brutalidad.
Los pueblos del medio oriente, necesitan vivir en paz, resolver sus diferencias con grandeza y generosidad, las balas y las bombas no tienen la verdad, mueren niños, mujeres ancianas, jóvenes y nadie dice nada. El Líbano necesita de la solidaridad esa misma que Chile recibió no hace mucho tiempo cuando un dictador mataba y robaba con toda impunidad.
Jorge J. Flores Durán.
Poeta.
Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida