Queríamos la guerra, la revancha, la batalla.
y ahí quedo:
la sangre tirada, en la calle sobre los pies
pero nadie se movió de la vereda, solo la miraron.

Queríamos la guerra, una y mil veces,
el ejercito del pueblo.
los primeros en salir – los jóvenes-
sin saber lo que es la guerra.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla.
con la maldita guerra, la guerra de mierda
te quedan las manos con la sangre de tus hermanos
te salpica en la cara y ahora en el recuerdo.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
pero ahí se quedaron los Capitanes, sentados,
insultando a los que caían.
buscando mas sangre joven, para mostrarla.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
para mostrar la sangre y obtener dinero
donde hay palmeras y sol
quedaron los cuerpos destrozados sin auxilio.


Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
querías el ejercito, querías el pueblo
querías el ejercito del pueblo
querías al pueblo uniformado.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
para que: te marchasen, te aplaudiesen,
te escribiesen, te cantasen.
querías la guerra y te llegó.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
mandaste a una menor de edad en bicicleta
con una bomba y murió destrozada
que valientes Capitanes de guerra de algodón.

Queríamos la guerra, la revancha, la batalla
la guerra....
esta Sí...es verdadera, no te miente
¡nunca te miente!
solo te mata.

Jorge J. Flores Durán.
10/03

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Charles Baudelaire … la carta suicida

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés