Los Poetas y Poetisas

Luego de releer Pequeños poemas en prosa, de Charles Baudelaire.
Los poetas escriben desde el sufrimiento porque sufren toda su existencia. Cuando los poetas escriben, es eso lo que hacen, escriben un poema, sencillamente. Cuando levantan la vista aparece el poema. El sufrimiento se encuentra también en la felicidad, yo he visto gentes que son felices pero les causa un gran dolor serlo, los curas por ejemplo, los revolucionarios es decir los dogmáticos, en cambio los poetas sufren sin buscar el dolor, es su mantra*. El sufrimiento está en ellos como el agua en los ríos. Cuando los poetas escriben, es eso lo que hacen, escriben un poema. No son magos, en cambio el poeta busca la belleza…la belleza de la palabra, que es el poema propiamente, no hay mensajes ocultos, ni visibles. El sufrimiento se encuentra también en la belleza… quien quiera una rosa tendrá que tomar primero las espinas. Los poetas pueden cavilar o escribir con un buril, pero jamás buscaran el dolor como fuente de inspiración, los que busquen lo último, serán la antípoda del poeta, escribirán galimatías, se quedarán con la grafomanía y se apartarán de la belleza. Los poetas no buscan ser poetas, la poesía es la miel que sale de su boca, es la hoja verde que escapa antes de la primavera, es el impulso que hace mover la mano, en busca del lápiz, en una pieza oscura. Los poetas sufren como sufre el mundo, ese mundo que esta más allá de sus ojos canos. Los que busquen el dolor encontrarán el odio, y luego la venganza. Los poetas mugen junto a los olvidados, mugen con los que se quedaron con las manos extendidas, mugen con los que no conocen el oro, pero son capaces de abrir la puerta y salir…salir como el viento entre las montañas e ir a dentelladas por la vida.

Jorge J. Flores Durán
Enero del 2006.

*En el sentido de la cultura Zoroástrica,” el mensaje provocador del pensamiento”

Comentarios

  1. Que hermoso escribes, Jorge!
    Que bien interpretada me siento. Tienes toda la razón al decir todo esto.
    Yo me declaro adicta. Adicta a la lectura de poesía, de prosa, de biografías de gentes maravillosa, de denuncias por los atropellados derechos en dictadura, y cuando estoy en el supermercado, hasta leo los avisos, los letreros.

    Y el que lee, generalmente escribe. Yo no trato de hacerlo bien, las palabras brotan, las teclas parecen seleccionarse solas, y cuando leo lo que escribí hace rato, no me explico cómo lo hice.
    Te quiero mucho, Jorge.
    Malú

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por escribirme. Te responderé a la brevedad. Jorge J. Flores Durán

Entradas más populares de este blog

Toni Morrison

Aleucse, o escuela al revés

Charles Baudelaire … la carta suicida