21 enero 2017

Recuerdo y no recuerdo LXVIII

El
Miro las palmas de mis manos, y veo la misma palidez, que se encuentran en los libros con arresto bibliotecario.
Esos libros nunca saldrán en libertad, solo esperan, la visita dominical.
A la pregunta. ¿Qué escondo entre manos?, respondo lo acostumbrado: tu corazón,
lo escondo del viento, de mis egoísmos, lo escondo de los infortunios,
del hambre de otros, sobre todo, lo escondo de mi ignorancia para amar.
He perdido algo en todo este tiempo, un puente, entre lo más profundo de mi ser y lo que llamamos realidad,
Puedo ver, hablar, escuchar, oler, tocar, y sentir, y no logro darme a entender.
soy un ruido sin sonido, una lágrima sin agua, un beso sin labios, un adiós sin pañuelo.
Si me miro tanto las palmas de las manos, es para darme comprensión y fuerza,
Hay que ser fuerte en este mundo donde la verdad es más importante que las personas.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

14 enero 2017

Recuerdo y no recuerdo LXVII

Ella
Ser, que por ser no es. Sólo morando el mundo se es,
y ese hombre vivirá sin nacer.
Me amaste, pero no quisiste habitar mi vida,
me amaste sobre un papel, o si prefieres me dibujaste en tu existencia,
las personas conversan, se encantan, se desencantan, ríen, silban,
no permanecen, quietas o mudas, esas se llaman estatuas y están en los jardines.
Una forma de no amar es amar con demasía sin medir consecuencias,
sin preparar la despedida, pues en algún momento llegará.
Me amaste sin decirme que un día partirás y de la peor forma,
quedándote frente a mí, sin saber si estás o no estás.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

07 enero 2017

Recuerdo y no recuerdo LXVI

Recuerdo y no recuerdo LXVI
El
No existe razón para afirmar: que todo está perdido.
A pesar de algunos hombres que con un ojo lloran y con el otro ríen,
y que con una mano saludan con la otra insultan y decir, luego, decir: lo siento.
El horror sobrevive para la desgracia de la humanidad.
Pasando a otra cosa, mejor sería que me dijeran que he enloquecido,
para vestir de una vez el traje de rayas, y llorar sin buscar consolación,
y llorar, sin importar que un niño llore también,
y llorar sin contención nocturna, sin arresto, sin el pudor del anciano.
Es mejor hablar de amor, así, así, un día tú sabrás, tú sabrás,
que triunfante o derrotado el amor estuvo sobre el olvido, sobre el olvido.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

27 diciembre 2016

Recuerdo y no recuerdo LXV

Ella
Todo relato encierra un enigma. El nuestro comienza a revelarse,
quién puede entender el final de un libro si no lo ha leído,
así la vida, nos esconde un secreto en un manto negro lleno de estrellas,
el interés por conocerlo choca con el osado impaciente,
que fuerza un desenlace, sin importarle los destellos de sus actos.
El egoísmo, escoge cada mañana el traje que más le acomode,
el de la lastima, el de la violencia, del orgullo, el de la avaricia.
Tú tienes cuatro puertas para salir de tus lamentos; debes optar,
en una de ella estoy yo., en otra mi partida,
en las otras la compasión y la insensatez.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

23 diciembre 2016

Recuerdo y no recuerdo LXIV


El
Una forma de relatar la vida de los hombres, es a través de sus pérdidas, y no de lo apropiable,
el mundo se agranda al aceptar las derrotas, vivir no es ganar, vivir es sonreír.
Nadie se enferma súbitamente, o en un acto voluntarioso, su existencia funda especulaciones por sanarlas y frustración,
el enfermo es el primer culpable de la enfermedad,
al pensar que nunca debió enfermar, y luego por no creer sanar,
generando el ciclo del lamento, donde la enfermedad se gradúa.
He pensado en ti, más que en el esfuerzo de saber tu nombre,
y me imagino tu sonrisa, que con lentitud la alojas en mis ojos,
son esas cosas que la vida nos recuerda en un relato interminable,
de lo que se tiene, de lo que se fue.
Continuará...

Jorge J. Flores Durán

15 diciembre 2016

Recuerdo y no recuerdo LXIII

Ella
Tú hablabas sobre el conocimiento y del saber. Y yo reía,
para mí son lo mismo, una mano y otra mano,
insistías sobre lo mismo, sobre sus diferencias. Y yo reía.
tú insistías sobre lo mismo. Y yo reía.
El conocimiento es presente y el saber trasciende,
lo decías de noche y despacio, hasta que pensé que era un secreto.
Jugaste tanto con las palabras y ahora ellas juegan con nosotros.
Hasta el más indefenso un día mostrará sus dientes y morderá,
creíste que la vida estaba en una cajita de juegos, cerca de un velador,
y una mañana te despertó sin que tú sepas que és conocimiento y que és el saber.
Continuará...
Jorge J. Flores Durán

10 diciembre 2016

Recuerdo y no recuerdo LXII

Recuerdo y no recuerdo LXII

El
Y las palabras dentro de las palabras,
y las palabras dentro de las palabras,
es el enigma que desvela y nos desdice.
Es mejor un sueño a ser esclavo de lo posible.
Estoy sentado en la silla, sin poder conjugar los verbos,
no escucho y respondo,
no sé si me escuchan o me responden.
De un día para otro nuestro amor se convierte en un amor anónimo,
es la manera más gentil de perder el corazón,
es la manera más gentil de perderte.
Continuará...
Jorge J. Flores Durán