24 septiembre 2016

Recuerdo y no recuerdo LI

Ella
Qué vamos a contar mañana cuando nos pregunten por nuestros besos
de qué vamos hablar si la mudez nos comió la boca.
Pedir silencio es una cosa otra distinta es que el silencio hable por ti,
confundir la metáfora con los lamentos es mirar la ciudad desde una nube.
El peligro no se anuncia sólo existe en la actividad humana
riesgosa existencia de los hombres comunes que sienten pavor a perder el amor.
¿De qué nos debemos cuidar?: del retiro de las palabras. ¿Sin ellas qué somos?
seres caminando por doquier sobre un tapete verde de una mesa de billar.
El amor por ti lo tengo pero necesito entregarlo y que tu demuestres que lo recibes
no son muchas cosas las que pido para que me vuelvas a ignorar.
Continuará…
Jorge J. Flores Durán

16 septiembre 2016

Recuerdo y no recuerdo L


El
Los que gritan desean cantar, los que cantan desean callar y los que callan desean gritar
las olas lo hacen toda su existencia una vez arriba otra vez abajo
pero los hombre lloramos toda la vida pensando que todo termina.
Cuándo pienso que tuve unos ojos hermosos que contemplaban la cabellera,
y cuándo pienso que tuve unos ojos hermosos y volaron por la ventana
y cuando pienso que tuve unos ojos hermosos y cuando pienso en tus ojos hermosos,
lloro para agotarme y esconder las lágrimas y sin ellas no hay llanto
y sin llanto no hay nada es el dilema de estar en el vacío o caer en él
y cuando pienso que tuve unos ojos hermosos y no saber a quién pertenecieron
a lo mejor he salido de tu corazón o estás en la puerta sin saber cómo decir adiós .
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

11 septiembre 2016

Recuerdo y no recuerdo XLIX

Ella
Las cartas sobre la mesa  es la mejor forma de hablar
sin un vidrio entre nuestras caras o desde una camilla.
Habla, saca lo que está dentro de ti, despierta de ese sueño prolongado.
Para pedir hay que pedir, y yo lo hago, necesito saber lo que ocultas,
será algo que te hace daño, será  inmenso porque no lo puedes mostrar,
¿No tienes las fuerzas para reconocerlo?, ¿Qué pasa? ¿Has conocido la traición?
Qué lejos te siento y puedo tocar tus manos, puedo aceptar tú mirada
que se desplaza de un lugar a otro sin detenerse, lo puedo aceptar,
pero necesito sentirme amada como todo ser vivo
en vez de estar sentada en una silla y esperar y espera.
Continuará…..
Jorge J. Flores Durán

02 septiembre 2016

Recuerdo y no recuerdo XLVIII

Dale una tregua a éste cuerpo que por indolente no recibe órdenes
ni suplicas ni similares adjetivos que emergen de la sensatez.
Nadie sabrá –nunca- si el corazón emulará a la terminal exhalación 
o por los resultados galenos  o  por consejos bienaventurados,
no se puede sentenciar a un hombre a no sentir, no se puede, no se puede,
anti natura del dictamen de quien dicta, dictadura.
Dale una tregua a éste cuerpo que por doler duele, que por sentir siente,
dame una tregua, dame una tregua, que por esperar espera 
dale una tregua a mi corazón que por amor ama,
una tregua, una tregua, una tregua a mi corazón.
Continuará…..
Jorge J. Flores Durán

28 agosto 2016

Recuerdo y no recuerdo XLVII


Ella
Me acuerdo del libro que guardaba mi madre en su mesita de noche,
lo ocultaba sin resultado porque lo leía mientras ella iba de compras,
en una página se leía: La paciencia es violencia como la esperanza es derrota,
razones tendrán las madres al permitir leer los libros a sus hijas, a escondidas.
Tú me pides paciencia y lo siento como un acto violento
al obligarme hacer algo contra mi voluntad
¡Ay amor! las palabras disimulan nuestra pena y a su vez nos muestran la salida,
¿Dime, qué es para ti la espera? Mi respuesta la conozco.
Los querubes del Parque se recogieron en busca de una taza de leche caliente,
y el silencio triunfa nuevamente es la suerte de los inmerecidos.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán


20 agosto 2016

Recuerdo y no recuerdo XLVI

El
Yo prometí amarte por siempre pensando que sí podía,
sin la cuartada de la senectud para extenderla sobre la mesa
u otras travesuras ingenuas para excusarme o cambiarlas por dulzura,
de todos modos, no tengo nada que decir frente a los árboles
que se encogen por la ebriedad de una nube perdida en la cota del corazón,
hay tanta hermosura en éste mundo que los sueños pueden jubilarse
y las palabras podrán dormir entre líneas y de punta a cabo de la hoja.
Es tan poco lo que pides, un nombre, y tan inmenso concederlo
me es más fácil juntar los dos polos terrestres a decir tu nombre,
ten paciencia no todos pueden hacer el mundo en pocos días.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán

14 agosto 2016

Recuerdo y no recuerdo XLV



Ella.
Has recobrado el deseo y la alegría ahora recuerda mi nombre,
debo escucharlo de tus labios para seguir esperando o iniciar tu olvido,
¡ay amor! me empujas a definir éste dilema por la herida.
Tendremos un final hecho para la ilusión literaria o para los dogmas,
que distinto sería si accedieras al entusiasmo del cuerpo,
a la melancolía del sigilo, a la imprudencia de la sonrisa.
¡Que injusta es la vida! quién debe hacer el último esfuerzo es el más débil,
el que lleva meses y meses postrado en una silla sin responder a las preguntas,
éste golpe nos llegó siendo núbiles y las promesas de amor ya fueron juradas
¡Ay amor! Estaré esperando que de tu boca salga mi nombre, estaré esperando.
Continuará….
Jorge J. Flores Durán